Rectoría 2018

Nuestro compromiso con la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

En septiembre de 2015, más de 150 Estados, entre ellos Chile, aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: Transformar nuestro mundo”. Este plan de acción global en favor de las personas y el planeta, reconoce, entre otros aspectos, que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones es el mayor desafío a que se enfrenta el mundo y constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible.

Probidad y transparencia: ejes para una gestión universitaria confiable

En el análisis del funcionamiento de las instituciones públicas y privadas, sobre todo en la última década, se ha producido un debate de gran trascendencia en torno a la probidad y a la transparencia. Nuestro desafío es construir una administración cuyo sello sea la probidad, y el mecanismo para lograrlo sea la transparencia. Para ello, proponemos adscribir a los principios de la Ley sobre Acceso a la Información Pública (Ley 20.285), llamada Ley de Transparencia, lo cual implica construir una institucionalidad que dé garantías de eficiencia y honestidad, tanto en los procedimientos, como en la circulación de la información.

Premio 100 Mujeres Líderes 2017 de El Mercurio destacó aportes en ciencia, innovación y trayectoria académica de profesora Jacqueline Sepúlveda C.

La ceremonia de reconocimiento de la decimosexta versión del premio congregó a más de 500 personas, resaltando que liderazgo femenino está lleno de creatividad, voluntad de autorrealización y espíritu de servicio.

Modernización de la cultura organizacional

Para alcanzar mayores niveles de calidad global, la Universidad requiere avanzar en la modernización de su cultura organizacional. Un aspecto clave en esta modernización es el adecuado control de la gestión. Asimismo, resulta imprescindible dotar al Directorio de apoyo profesional para el análisis de las políticas institucionales que fortalezcan el accionar de la Corporación. En la estructura orgánica de la Corporación Universidad de Concepción, el rector preside todas las unidades de decisión: Directorio, Junta General de Socios y Consejo Académico. No existen, por esto, las condiciones para que la Junta General de Socios o el Directorio de la Corporación cumplan con el rol de oposición de funciones. Por ello, crearemos un observatorio de gestión, que permitirá una mejor ejecución de las tareas y una mayor participación de los distintos estamentos universitarios.

Generación y gestión del conocimiento

La Investigación, el Desarrollo Tecnológico, la Innovación y la Creación Artística son fundamentales para el crecimiento de la Universidad de Concepción y para alcanzar la excelencia. Por ello, es necesario que todos los actores (académicos, estudiantes, profesionales y administrativos) encuentren en la Institución el entorno apropiado para el desarrollo de sus capacidades físicas, intelectuales y sociales. Lo anterior permitirá un aumento sostenido de la productividad, en términos del número y calidad de proyectos de investigación y creaciones artísticas, publicaciones, patentes y licencias; actividades de investigación contratadas por el sector productivo, así como la consolidación de una cultura de la innovación y el emprendimiento.

Campus universitarios para un nuevo siglo de vida

Los nuevos desafíos asociados al desarrollo sustentable de las instituciones en el país y el mundo demandan que nuestra Universidad piense y busque, en sus tres campus, respuestas alternativas e innovadoras relacionadas con las exigencias de espacios sostenibles en las actuales condiciones que amenazan el planeta, como nuevas fuentes de energía, climatización de edificios, y generación de procesos y espacios para el reciclaje.

Calidad de vida laboral, carrera académica y funcionaria

La Universidad de Concepción ha alcanzado estándares de excelencia en docencia, investigación y extensión. El personal académico, administrativo y de servicios ha efectuado un esfuerzo significativo para realizar un trabajo de calidad. Las demandas crecientes en las cuales el sistema universitario se ha ido desarrollando imponen condiciones que dificultan articular el logro de un alto desempeño profesional con una buena calidad de vida laboral, definida a partir de las políticas institucionales respecto de las personas y cómo ellas se ven afectadas por su aplicación. De esta forma, la universidad que anhelamos asume el diálogo social como el principal mecanismo para garantizar y fomentar la equidad en nuestra comunidad. En este diálogo, como los trabajadores son los principales actores, se necesitan políticas innovadoras, claras y sólidas, que permitan atraer y retener los mejores talentos, vocaciones y espíritus de servicio.

Ecosistema UdeC

El Ecosistema UdeC es un sistema abierto, de complejidad rica en relaciones entre actores diversos, que producen resultados impredecibles e inesperados de alto potencial innovador. El fomento de una cultura de la innovación dotará al Ecosistema UdeC de la flexibilidad y adaptabilidad necesarias para su éxito evolutivo.

La Universidad como espacio de cultura, comunidad y patrimonio

La Universidad de Concepción ha logrado en sus casi cien años un posicionamiento indiscutible en la esfera cultural regional y nacional. En la ciudad de Concepción es, de hecho, un polo de desarrollo cultural, y así lo reconoce la comunidad penquista que es atraída cada año por la Escuela de verano; el concurso “Concepción en 100 palabras”; las exposiciones de la Pinacoteca; la temporada de conciertos; las presentaciones de libros; las visitas de escritores y artistas.

La UdeC como Universidad de excelencia

Los conceptos de calidad y excelencia se usan en forma indistinta. Sin embargo, es necesario precisar entre lo que se entiende por universidad de calidad y universidad de excelencia. Entre las primeras, claramente, se encuentran aquellas que cumplen con los requisitos establecidos por una institución externa competente, como podría ser en Chile la Comisión Nacional de Acreditación, que fija indicadores que, si son cumplidos por la institución, le otorgan determinados años de acreditación en las áreas elegidas. En el fondo se trata de cumplir con una norma de calidad, que es aplicable a todo el Sistema de Educación Superior del País.

Fortalecimiento y consolidación de la investigación y desarrollo

La investigación, entendida como generación de conocimiento en ciencias, humanidades y artes, constituye una de las actividades fundamentales de toda universidad compleja como la nuestra, especialmente cuando estamos llamados a cumplir un rol activo en el desarrollo cultural y científico de nuestra región y país. En Chile, el desarrollo del conocimiento ha estado fuertemente orientado hacia la investigación individual, de ahí que los desafíos actuales exijan abrirse hacia un quehacer asociativo en investigación.

Formación de calidad

Desde sus orígenes, la Corporación Universidad de Concepción ha dedicado sus esfuerzos a la formación de personas para que estas, una vez egresadas, aporten sustancialmente al desarrollo de la región y el país. La formación de personas en el nivel de pregrado, y luego en el de posgrado y especialidades médicas, conforma el ámbito de acción de mayor relevancia.

Instituciones estatales y privadas en la construcción de la educación superior pública de calidad

Al analizar la naturaleza pública de los actores estatales y privados en la tarea de desarrollar la educación superior, cabe preguntarse si ser una institución estatal garantiza lo público, así como plantearse qué es lo que realmente asegura este carácter en una institución. Los servicios de interés públicos pueden ser realizados por instituciones estatales y privadas, por lo que un aspecto clave en la discusión general de educación superior, consiste en determinar cuáles son los requisitos que debe satisfacer una institución para ser considerada pública y cuáles son los mecanismos que permiten asegurar adecuadamente ese carácter.

Diversos actores de la comunidad universitaria crean agrupación Sello UdeC para elaborar plan de desarrollo institucional

Como consecuencia del crecimiento y de los cambios que experimenta la sociedad, se presentan nuevos escenarios y desafíos para las universidades, las que se han transformado en instituciones complejas que requieren, entre otras cosas, de crecientes grados de profesionalización en su gestión, de transparencia en la toma de decisiones, de participación de los diferentes estamentos que la constituyen, de metodologías de enseñanza e interacción que permitan formar ciudadanos socialmente responsables y de asegurar que las actividades y resultados que persiguen sirvan e impacten positivamente a la sociedad.