El cambio es imprescindible

Nuestra Universidad, que es reconocida como una de las más importantes de Chile y Latinoamérica, es la primera Universidad en crearse fuera de Santiago y, por lo tanto, es desde su origen la más importante a nivel regional. Ha sido pionera en muchos ámbitos de la vida económica productiva, social y cultural de nuestra Región y del país. Sus logros han traspasado fronteras y ha recibido un rico acervo cultural y de conocimiento de distintas partes del mundo.

Todo lo anterior no habría sido posible, sin el compromiso, dedicación y esfuerzo de quienes laboramos en ella. Somos todos nosotros, quienes conformamos la comunidad UdeC, los que, con nuestro trabajo diario, hacemos grande a la institución y quienes, en estos casi 100 años de existencia, somos los verdaderos responsables de su crecimiento y desarrollo y de mantener el sitial que heredamos de los fundadores.

Nunca sabremos si lo alcanzado a la fecha se pudo haber logrado más rápido, si se perdieron oportunidades, o si las cosas se pudieron hacer mejor. El pasado está ahí. Ahora corresponde hacernos cargo del futuro de nuestra institución, de las personas que laboramos en ella y del impacto que podemos provocar. En este contexto, reconocemos que el futuro será muy complejo. Por una parte, está el tema del financiamiento de la educación superior. Por otro lado, existen condiciones de contorno que nos afectarán, amenazas que deberemos enfrentar y un escenario muy dinámico y, por lo tanto, cambiante. Esto hará que para mantener y acrecentar nuestra posición relativa dentro del sistema y que lo que realicemos impacte positivamente en el desarrollo económico y social y en la calidad de vida de las personas, no podemos continuar haciendo lo mismo. Un diagnóstico de la situación actual, considerando el estado financiero y el nivel de endeudamiento, los grados de participación existentes, las remuneraciones del personal, los temas de género e inclusión, entre otros, necesitan ser enfrentados con nuevas ideas, capacidades, experiencias y capital social. En síntesis, es imprescindible un nuevo liderazgo. Un liderazgo transformacional que sepa enfrentar, de manera proactiva, los desafíos y amenazas y logre capturar las oportunidades, en base a nuestras fortalezas.

Este nuevo tipo de liderazgo es el que representamos y que queremos aportar para conducir la Universidad. Tengo el privilegio y me siento honrada por ello, de encabezar un grupo humano y una amplia red de contactos interna y externa, que estoy cierta, reúne las miradas más diversas y complementarias que son indispensables para transitar, hacia una universidad de excelencia. Lo haremos con absoluta independencia y autonomía. Sólo nos mueve el sentir, el deseo y el más absoluto convencimiento de que representamos lo que la Universidad necesita para el próximo periodo. Hemos sido referentes en esta campaña y transformaremos a nuestra universidad en un referente a nivel nacional en muchos ámbitos.

En esta campaña, hay candidaturas que representan el continuismo. Ellos ya tuvieron la oportunidad de conducir la Universidad. Por otro lado, también hay candidaturas que representan una alternativa. Nosotros nos diferenciamos de todas ellas.

Dra. Jacqueline Sepúlveda C.
Candidata a Rectora
www.jacquelinerectora2018.cl