Nuestra responsabilidad, elegir en conciencia

El año académico ha comenzado, multiplicándose con ello la labor que cada uno de nosotros realiza a través del semestre. Aunque nos encontramos totalmente compenetrados en las tareas académicas, en este período inicial, aún nos queda la responsabilidad de elegir a quien nos dirigirá como rector por los próximos cuatro años. Con entusiasmo, nos percatamos de que, a diferencia de elecciones anteriores, se ha producido una apertura de los candidatos a dialogar y debatir, así como una predisposición de los medios de comunicación a cubrir este importante evento de democracia universitaria.

Los que construimos esta Universidad somos una comunidad diversa, con muchas capacidades e intereses, pero todos anhelamos trabajar en una institución por la cual sintamos orgullo y pertenencia, y que ofrezca oportunidades de desarrollo individual. A lo largo de los últimos veinte años, hemos podido constatar que la falta de cercanía con las autoridades universitarias no permite el crecimiento de las unidades académicas ni tampoco el desarrollo personal de sus integrantes. Las prácticas que se han ido instalando en nuestra cultura universitaria dañan el desarrollo orgánico, armonioso y justo de las comunidades que componen la institución, y muy particularmente de aquellas unidades académicas que tienen menos cercanía con las autoridades vigentes. Algunas de las ideas que venimos planteando desde el año 2014 han permeado la actual Rectoría, como, en su momento, la nominación de una vicerrectora; la generación de un defensor del pueblo y la Dirección de género. Sin embargo, estos cambios deben profundizarse y ampliarse como parte de una modernización de la gestión universitaria, pues por sí solas no modifican la forma de hacer gestión.

Nuestra candidatura apunta justamente a producir un cambio significativo, ya que, entre otras medidas, nos comprometemos a transparentar la gestión de Rectoría que, en la actualidad, muestra una inadecuada concentración de poder de decisión y una nula oposición de funciones. Durante doce meses, recorrimos varias veces los tres campus, intentando llegar a todas las unidades y compartiendo nuestra visión universitaria con la mayor cantidad de académicos, quienes nos hicieron sentir que representamos un cambio en la forma de construir universidad, que busca realizar una gestión transparente e innovadora en la que se considera el respeto por los que opinan y actúan de manera diferente.

Los invitamos a participar en las elecciones de modo consciente y responsable. El voto es secreto, y frente a la urna no cuentan las presiones ni las promesas ni los miedos. En ese momento, solo debemos tener presente que constituimos una comunidad que debe ejercer su derecho a elegir al rector que mejor represente los ideales y anhelos personales e institucionales, y así depositar la certeza de un verdadero desarrollo libre del espíritu.

Carlos Saavedra Rubilar
Equipo Rectoría UdeC 2018
http://rectoriaudec2018.cl/