Con una nueva silla fabricada por ingenieros UdeC, el paracanotista Robinson Méndez se enfoca en Tokio 2020

Agradecido del apoyo que ha sido fundamental para su carrera deportiva, manifestó estar el deportista paralímpico, Robinson Méndez, quien desde ayer cuenta con una nueva silla para su embarcación, con nuevas especificaciones fabricada por el grupo de Estructuras Livianas y Prototipos del Departamento de Ingeniería Mecánica, DIM, liderados por el docente, Carlos Medina.

En cuanto a lo técnico, el docente del DIM, Carlos Medina, comentó que mejoró la posición en el asiento, "entonces ahora es más compacta, la persona ya no pierde energía en el movimiento, ahora solo se va a preocupar de remar y no de mantener la estabilidad que era uno de los problemas que tenía", dijo.

Si bien con la versión anterior él había mejorado mucho en su tiempo por la posición en la que estaba, aún había algunas falencias, entre ellas que las piernas quedaban un poco sueltas, entonces ahora se ajustó el tema de las piernas para que tuvieran una mayor estabilidad en el remado y no se preocupara de otra cosa, especificó el académico.

Por su parte, Robinson Méndez, manifestó que con el nuevo asiento pretende bajar mucho más su marca, lo que había logrado con la versión anterior fabricada por el mismo grupo del DIM. De esta manera, el deportista está enfocado en lograr un buen tiempo en el mundial de Alemania, que se realizará en mayo, para clasificar a sus quintos Juegos Olímpicos, esa es la idea y obviamente en canoa mejorar el color de la medalla que en el mundial pasado fue bronce.

¿Qué expectativas tienes para este año?

El objetivo es Tokio 2020 que es un objetivo igual o más importante que una medalla mundial, así es que ojalá poder clasificar para ir.
No estaba en mis planes, porque recién llevo tres o cuatro años en este deporte, pero se adelantó todo con mi rendimiento deportivo, con el asiento mucho más, esperemos, que pueda salir todo bien y ojalá mejorar el color de la medalla en canoa y poder clasificar en kayak a mis quintos juegos olímpicos que sería un sueño.

¿Qué tan importante ha sido para ti en esta carrera la colaboración de la UdeC?

Ha sido bastante importante, sin duda, porque para un deportista paralímpico, con una discapacidad de no control de tronco, los accesorios que debe tener para mantenerse estable en la embarcación o cualquier tipo de deporte en sillas de ruedas, es muy importante, es tu centro de gravedad, tu centro de equilibrio y de eso depende el 100 por ciento de tu rendimiento.

Estoy infinitamente agradecido de la Universidad, del profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica, Carlos Medina, de los chicos que se portaron un siete conmigo, siempre estuvieron ahí trabajando, trabajando los fines de semanas o los días que no tenían que venir, solo para entregarme el asiento y feliz, feliz que una institución tan importante haya creído en mí y me haya apoyado, feliz que estén junto a mí y me ha ayudado muchísimo, no saben cuánto.