Experto argentino inauguró diplomado en Revisiones sistemáticas y meta análisis

El aumento permanente en los gastos y costos de salud demanda de los profesionales decisiones clínicas acertadas y efectivas y para ello se requiere de información fiable que permita contar con evidencia científica a la hora de actuar.

“En este contexto, las revisiones sistemáticas son una aliada insuperable”, afirmó el académico del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) Agustín Ciapponi, en la conferencia que ofreció esta mañana en la Facultad de Medicina de la UdeC.

El Dr. Ciapponi fue el encargado de inaugurar el diplomado en Revisiones sistemáticas y meta análisis que IECS imparte para 19 académicos del área de la salud de la UdeC en el marco de un convenio de cooperación suscrito en junio de este año.

“Siempre hay una necesidad de información clínica relevante; pero, por otro lado, una sobre abundancia de información”, señaló el experto.

De acuerdo al académico, hay estimaciones que hablan de una producción de 17 mil libros, 30 mil revisiones médicas y 600 mil artículos anuales en el campo médico, que también señalan que para que un médico esté debidamente actualizado, en un área muy acotada, necesitaría leer 17 artículos originales al día.

Es en “esta montaña informativa”, donde cobran relevancia las revisiones sistemáticas, “un diseño de investigación muy popular que lo que hace es buscar todo lo que hay publicado y no publicado en un tema para contestar una pregunta específica de salud”.

“Se busca e busca toda la investigación, se analiza críticamente, se utilizan métodos estadísticos para buscar una manera combinada de ese resultado y se da la mejor estimación posible que uno puede tener, porque abarca toda la evidencia (médica) existente en el mundo”, dijo.

Ciapponi señaló que esta herramienta nació hace unos cien años en el campo de la astronomía, para el análisis de las estrellas, “pero hoy se aprovecha en distintas áreas, como las ciencias sociales, la sicología y más recientemente en el campo de la salud, donde ha ganado una popularidad grande, porque sirven para hacer guías de práctica clínica, para tomar decisiones basadas en evidencia, para el cuidado de nuestros pacientes. La lista de publicaciones va aumentando exponencialmente”, indicó.

Con este diplomado, la Facultad busca dotar a los académicos de herramientas para continuar mejorando sus índices de publicaciones, comentó el vicedecano, Jorge Gajardo.

El académico –que también cursa el programa- indicó que por varias décadas la facultad mostró una “producción en investigación más bien pobre”, situación que ha ido repuntando a partir de la puesta en marcha de la Dirección de Investigación. "Las publicaciones han aumentado significativamente en los últimos dos años", aseveró.