La historia de los himnos “perdidos” de la Universidad de Concepción

Durante la ceremonia de aniversario realizada en el teatro UdeC se interpretó el himno de la Universidad con música diferente a la oficial. Esta obra corresponde al compositor Próspero Bisquertt y es parte de una investigación que recuperó partituras olvidadas, de un concurso realizado en 1939.

La investigación estuvo a cargo del profesor del Departamento de Música, Nicolás Masquiarán, quien reconstruyó la historia de los concursos que se realizaron para contar con la letra y música de un himno universitario. Los datos indican que en 1938 se realizó el concurso de poesía, resultando ganadores Víctor Domingo Silva y Arnaldo Gamonal.

Luego, en 1939, se llamó a compositores para musicalizar ambos poemas y el elegido fue Próspero Bisquertt, que a la sazón ya había compuesto los himnos de la Escuela Militar y de la Universidad Técnica Federico Santa María, entre otros.

“Esas versiones corales fueron interpretadas por primera vez el día 23 de abril de 1944, durante la inauguración de la Casa del Deporte, actividad que inició las celebraciones de los 25 años de la Universidad”, indica la investigación.

Hasta hoy, no existe un registro o grabación de estos himnos, que fueron los oficiales de la Universidad entre los años 1939 y 1981, año en que se institucionalizó el himno que conocemos hoy, con música de Wilfried Junge.

“Junge compuso su himno alrededor de 1950 para el coro de la FEC -que le encargaron formar- y ahí regaló el himno que se ejecuta actualmente. Los anteriores no tenían mucha posibilidad de escucha social cuando se hizo el concurso. La Universidad no tenía orquesta ni coro que permitiera que los himnos circularan en las distintas instancias oficiales. El himno de Junge fue hecho para un coro específico y ellos empezaron a divulgarlo”, señaló Masquiarán, como una explicación de por qué la música de Junge terminó imponiéndose.

Recuperando la historia

El Coro de la Universidad de Concepción, dirigido por el maestro Carlos Traverso, trabajó cerca de un mes y medio en la versión presentada en el teatro. Esta versión, con letra de Víctor Domingo Silva y música de Próspero Bisquertt, no estuvo exenta de dificultades, señaló el director.

Traverso explicó que, además de ser una obra desconocida y sobre la que no existen registros sonoros, “históricamente corresponde al periodo en que se abandona la tonalidad; se hacen experimentos con mucha mas disonancia, y hay mucho de eso en esta música. Entonces no es música fácil de estudiar, de hecho, costó bastante. Pero somos un coro que responde a los desafíos y pudimos presentarla bien”.

El director señaló que el trabajo no se detiene aquí. En agosto, se grabarán por primera vez las dos versiones del himno: tanto las letras de Víctor Domingo Silva y las de Arnaldo Gamonal, ambas con música de Próspero Bisquertt.