Académicos UdeC sellaron acuerdo de cooperación con investigadores de la Universidad de Toyo, Japón

El proyecto que ambos grupos ya se encuentran desarrollando es estudiar cómo elementos que se utilizan para la fabricación de tecnología se encuentran en el mar y de esa manera, se incorporan en la cadena alimenticia marina costera.

La reunión entre los investigadores chilenos y japoneses fue encabezada por el Dr. José Celis, del Departamento de Ciencia Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias y estuvieron presentes los Dres. Shosaku Kashiwada y Mikihisa Umehara, de la Universidad de Toyo, así como el Dr. Marco Sandoval, del Departamento de Suelos y Recursos Naturales y el Dr. Winfred Espejo del Melimoyu Ecosystem Research Institute.

La intención es estudiar la posibilidad de que ciertos elementos que se usan en tecnologías emergentes se podrían estar transfiriendo entre las tramas tróficas marinas costeras. Estos elementos, como las tierras raras, se están utilizando cada vez más debido a que son parte fundamental de los aparatos de comunicaciones –celulares, computadoras o radares-, biomedicina, transporte, energía (paneles solares) y agricultura.

Recientemente el equipo de investigación, junto con el equipo del Dr. Kashiwida, encontró que el cadmio (metal que se pensaba no podía transferirse) lo hace a lo largo de las cadenas tróficas de la Patagonia y la Antártica, trabajo que fue publicado en Marine Pollution Bulletin Nº 137.

Estos resultados muestran que los elementos emergentes se comportan de manera similar a los metales pesados. “La poca evidencia que existe sobre el tema muestra que las especies marinas sufren efectos adversos causados por elementos tales como el lantano, iterbio, cerio y samario. Por ello, es importante saber si estos elementos se biomagnifican, pues podrían llegar a los humanos a través de la ingesta de productos marinos”, señaló el profesor Celis.

A este convenio se agrega el proyecto que el equipo del Dr. Celis se adjudicó por el Instituto Antártico Chileno, cuyo fin es también estudiar esta temática. También, los investigadores japoneses manifestaron su voluntad de buscar un convenio amplio entre las universidades de Concepción y Toyo. Celis explicó que en un futuro próximo “queremos presentar un proyecto Fondecyt común. Por el momento, conversamos sobre lo que ellos pueden realizar en sus laboratorios, para poder desarrollar allá los análisis”.

Durante el encuentro, los investigadores extranjeros hicieron entrega de un presente a su par chileno, el profesor Celis. Tras la reunión, el grupo realizó una visita al Centro de Biotecnología, para conocer de cerca los proyectos que la Universidad desarrolla en esa área.