Identidad y sentido de pertenencia: Sello UdeC

La Universidad de Concepción es fruto de la motivación de un grupo de personas visionarias que, hace 100 años, fueron capaces de identificar una necesidad, proponer una solución y concretar su materialización. El mayor y mejor ejemplo de innovación social de la Región.

La creatividad, la generosidad, el coraje y la osadía que pusieron en este empeño, son ejemplo de emprendimiento, honrado sin discusión, por su trascendencia e impacto inigualado en la historia de la educación superior chilena. La pasión y voluntad puesta al servicio de esta iniciativa, indispensables para sortear todos los obstáculos y vicisitudes, nos llenan de orgullo y constituyen uno de los capitales que dan forma al patrimonio institucional: el sello UdeC.

Desde su origen, la impronta UdeC ha estado presente en las más variadas formas del quehacer permanente y cotidiano del Bío Bío. Nuestra Región, en ciertos pasajes de la historia, ha marcado la tendencia del devenir nacional, siendo la creación de la UdeC un hecho notable y sin precedentes que sirvió de inspiración para el nacimiento de proyectos universitarios en otras regiones.

El proyecto fundacional de la UdeC fue una iniciativa disruptiva, diferente. No se trató de una réplica de ninguna de las dos universidades existentes en la época en el país. El concepto de campus universitario, cercanía territorial que promueve el encuentro con la diversidad -entre otras muchas virtudes del proyecto- le dio una característica emblemática y distintiva a la naciente institución que, hasta el día de hoy, recibe merecido reconocimiento nacional e internacional.

El ejemplo señero de los fundadores de la UdeC nos motiva a recuperar su inspiración y la acción que, certeramente, supieron proyectar. Durante los 100 años transcurridos desde la sesión fundacional, la UdeC ha vivido momentos de gloria. Sin embargo, en la actualidad, los desafíos y oportunidades que instituciones como la nuestra deben enfrentar, están asociados a escenarios dinámicos de gran exigencia.

La sociedad nos demanda mayor compromiso y dedicación a sus problemas reales. Las familias demandan educación gratuita y de calidad, incorporando el concepto de sustentabilidad a la gestión universitaria. En este sentido, nuestro equipo es animado por el deseo ferviente de hacer frente a estos y otros desafíos, como parte de una institución focalizada en la generación de bienes públicos de calidad, con sentido de oportunidad y pertenencia.

Sentimos el llamado a servir a la Región que nos vio nacer y a proyectar la acción en nuestro territorio más allá de sus límites, preservando el sentido de lo que significa ser UdeC. Recibimos la antorcha encendida por nuestros fundadores con la voluntad política de abrir espacios de encuentro entre actores con intereses divergentes, para conducir la institución en forma transparente y participativa, realizando una gestión basada en las personas, que reconozca méritos, capacidades, competencias individuales y su contribución a un proyecto colectivo.

Dra. Jacqueline Sepúlveda Carreño
Profesora Titular
Universidad de Concepción