UdeC entrega primer reconocimiento institucional a tres ex directores de la Corporación

Lealtad, compromiso y, sobre todo, amor por la Universidad de Concepción son solo algunos de los rasgos que Marcos Israel Miles, Günther Domke Schultz y Carlos Martínez Gaensly demostraron durante los años en que de manera desinteresada formaron parte del Honorable Directorio de la Corporación, amor que, por cierto, aún ahora sin ocupar esos sillones, siguen declarando y demostrando. Son personas que sin tener un vínculo laboral con la UdeC han colaborado con su engrandecimiento y prestigio. Es por ello que homenajear y reconocer esta entrega desinteresada hacia la Universidad fue el objetivo central de la solemne ceremonia realizada la tarde de ayer en el Auditorio Jaime Baeza, a la que asistieron socios de la Corporación Universidad de Concepción y académicos de la Universidad, en un acto realizado por primera vez luego de que entrara en vigencia el Decreto sobre Reconocimiento Institucional.

“Los tres homenajeados han tenido una relación muy estrecha con la Universidad, fueron miembros del Honorable Directorio y tuvieron, además de esta relación, también un espíritu de colaboración con la Corporación”, señaló el Rector Sergio Lavanchy, quien destacó además que la posición de cada director en ese organismo colegiado es ad honorem. Debe quedar claro, manifestó el Rector, que las personas que están en el Directorio lo hacen por su deseo de colaborar debido al cariño que le tienen a esta institución. Asimismo, comentó que "esta distinción es muy merecida para las tres personas y estamos muy contentos de que haya sido acogida con un auditorio lleno, con académicos, decanos, no solo miembros del Directorio y socios de la Corporación, sino que toda la comunidad universitaria representada en este acto, muy merecido”.

Durante la ceremonia, el Presidente de la Comisión de Asuntos Corporativos del Directorio, Mario Parada, presentó los fundamentos que llevaron a proponer estos tres nombres como los primeros candidatos a ser reconocidos institucionalmente. Destacando que la organización de esta actividad se realizó en el mes de aniversario, el más significativo de la UdeC, el director destacó “a tres connotados miembros de la comunidad universitaria que contribuyeron y colaboraron en forma notable y desinteresada al cumplimiento de sus objetivos y desarrollos”, quienes -señaló- se hicieron merecedores de este reconocimiento por su destacada y continua labor como miembros de Directorio de la Corporación, afirmando que “se requiere disponer de calidad de estatura y firmeza de humanidad, haber nacido y querido a esta Universidad para saberse hijo legítimo de ella”.

Durante la ceremonia, los homenajeados Marcos Israel, Günther Domke y Carlos Martínez (representado por su hija Carmen Martínez, debido a complicaciones de salud) ocuparon un lugar de privilegio en la testera del auditorio, escoltados por el Rector Sergio Lavanchy, quien les impuso las medallas Universidad de Concepción, junto al integrante del actual Directorio, Mario Parada, y el Secretario General de la Universidad, Rodolfo Walter. Los homenajeados firmaron e inauguraron el libro Reconocimiento Institucional UdeC y recibieron, finalmente, los decretos de su nombramiento, como fe de una ceremonia pública y solemne.

Fue Günther Domke el encargado de representar a los homenajeados, señalando que “sin dudas los tres nos sentimos gratos y honrados, más aún cuando esta ceremonia se ha realizado en una fecha tan loable para la Universidad, como es el 97 aniversario de su fundación”. Ligado desde siempre a la Universidad, este destacado médico penquista hizo remembranzas de tiempos pretéritos, destacando entre ellas la oportunidad histórica que tuvo, de conocer al Rector fundador de la UdeC, don Enrique Molina. Al respecto, señaló que “curiosamente, dentro de los azares de la vida, he tenido la suerte y el privilegio de conocer y tener contacto con todos los rectores de la Universidad y de todos ellos lograr sabios consejos, amables palabras, recuerdos profundos y enseñanzas”.

Refiriéndose a los tres homenajeados, Domke señaló que "nosotros nos hemos comprometidos en cooperar, integrar, actuar y desarrollar innumerables tareas universitarias en diversos espacios,“más allá de las actividades, proyectos y funciones que cualquiera de nosotros haya realizado o sigue realizando, por lo cual lo más importante y valioso es siempre -y será- lo que se logra en favor del otro. Por ello, acogiendo con enorme gratitud y afecto el precioso reconocimiento que nos ofreció el Honorable Directorio y el Rector, es que reiteramos profundamente nuestro compromiso por esta, nuestra casa, con alta disposición para la más amplia colaboración por siempre”.

Por su parte, Marcos Israel, recibió su distinción con mucho orgullo y emoción, recordando que su historia con la UdeC partió en Los Ángeles, junto a su recientemente fallecido hermano, cuando sembraron la inquietud de llevar la Universidad a esa ciudad. Los azares de la vida no permitieron que él pudiera ingresar a sus aulas -debió hacerse cargo del negocio familiar tras un incendio que destruyó la tienda de su padre-, y fueron sus hermanos quienes, gracias a esa entrega, pudieron formarse en la UdeC. Sin embargo, el amor y la dedicación lo llevaron a ser un socio activo de la corporación, miembro fundador del Club Deportivo y luego un destacado Director.

En tanto, la doctora Carmen Martínez, que representó al Dr. Carlos Martínez en la ceremonia, no tiene en su memoria algún momento en que su padre no haya demostrado el afecto por la Universidad, señalando que “siempre ha sido un gran admirador y reconocedor del valor de la UdeC, él es un gran regionalista, por lo tanto, esta casa de estudios ha significado siempre mucho para él; fue docente de la Facultad de Medicina y pionero en llevar la docencia al antiguo Hospital de San Vicente y luego un gran promotor del Hospital Higueras”. Contó que luego de una reciente operación este destacado médico (actualmente de 93 años), no se sintió capaz de asistir, no solo por su estado de salud, sino porque “cuando recibió la noticia de este homenaje estaba sumamente emocionado. Incluso, una de las cosas que me dijo es que si venía se iba emocionar mucho más”.