Modelo de Evaluación de Carreras UdeC obtuvo reconocimiento internacional

La Red de Observadores de Buenas Prácticas en Dirección Estratégica Universitaria en Latinoamérica y Europa, Telescopi, reconoció al Modelo de Evaluación de Carreras de la UdeC, incorporándolo dentro de un conjunto de experiencias destacadas en gestión.

A través de su convocatoria Internacional de Buenas Prácticas de Dirección y Gestión Universitaria 2016, la Red -de la que UdeC es parte- seleccionó 13 iniciativas de entre un conjunto de 25 postulaciones provenientes de Colombia, El Salvador, Panamá, Venezuela y Chile.

Nuestro país calificó con cinco iniciativas, dentro de las que se cuenta el modelo de la UdeC, cuyo objetivo es disponer de un mecanismo de autorregulación para asegurar tanto la calidad y pertinencia de las carreras, como el mejoramiento continuo del proceso formativo de los estudiantes.

El sistema, en desarrollo desde 2013, fue trabajado en conjunto por las direcciones de Docencia y Estudios Estratégicos, y contempla tres niveles de evaluación que se aplican en distintas etapas de la carrera: la inicial, consiste en revisar la existencia y aplicación de mecanismos de aseguramiento de calidad; posteriormente la continua, orientada al perfil de ingreso, la efectividad del proceso formativo y al perfil de egreso, que se realizan dentro del año académico, y finalmente la global, que se aplica al término de cada ciclo de carrera.

“Este es el primer paso para el desarrollo de una cultura de análisis y mejoramiento continuo al interior de las carreras de la Universidad, por lo que nuestro desafío es escalar este instrumento de gestión, de manera que los consejos de carrera se apropien de él y lo utilicen como un elemento fundamental en su gestión interna”, aseveró el Director de Docencia, Dr. José Sánchez.

El directivo señaló que el reconocimiento de Telescopi “avala el principio que existe detrás del modelo de evaluación de carreras, el cual pretende instalar capacidades de reflexión y análisis en los distintos consejos de carrera, promoviendo así una cultura de mejoramiento continuo al interior de la institución”.

Para el académico, el modelo es un instrumento importante en la gestión de la docencia, ya que permite tener información actualizada de las carreras “para corregir debilidades y afianzar sus procesos de desarrollo”.

Asimismo, indicó que esto está en línea con el trabajo realizado, en los últimos años, en torno a la renovación curricular. “Como revisamos las carreras y adecuamos sus perfiles de egreso, y disponemos de nuevos planes de estudio que están alineados al modelo, ahora comienza la etapa de ir evaluando sus avances”, indicó.

Por otro lado, señaló que este instrumento es un insumo para las acreditaciones, ya que constituye una suerte de autoevaluación permanente. “La idea es que si hay una acreditación, simplemente se puede ir al modelo y sacar la información (de la plataforma)”, indicó.

Por su parte, la Subdirectora de Estudios Estratégicos (DEE), Jasna Stiepovich, destacó que este modelo obedece a una política institucional y que está explicitado en el Plan Estratégico de la Universidad para el período 2016-2020, con objetivos y estrategias específicas.

Desde esta perspectiva, Stiepovich comentó que el modelo es relevante cuando se habla de mantener una oferta de carreras y programas (existe también un modelo para el postgrado, aprobado en 2016) con un sello de calidad.

“Independiente de los procesos de acreditación, que son una validación externa, la institución tiene el propósito de que todas las carreras y programas cumplan con los criterios de calidad y para eso hay que hacer un trabajo sistemático para asegurarla; hay que ir observando los procesos formativos y también aspectos del entorno que permiten asegurar la pertinencia de la oferta educativa”, expresó.

Agregó que el modelo dispone de una serie de herramientas institucionales que ayudan a monitorear resultados, que sirven para retroalimentar los planes de desarrollo y mejoramiento de las carreras. “Esto asegura la calidad de forma sistemática y tiene que ver con la autorregulación de la formación dentro de la institución, con la observación permanente de los resultados para ir incorporando el mejoramiento continuo”, afirmó.

Uno de los aspectos fundamentales de este modelo, según la profesional de la DEE, Virginia Valero, es que se trata de un sistema que se aplica considerando las particularidades de cada una de las carreras.

“Es gestionado por la propias carreras, a través de los consejos de carrera, que analizan y evalúan los resultados del proceso formativo; generan propuestas de mejora, propendiendo a la autorregulación de las carreras”, indicó.