La UdeC como Universidad de excelencia

Los conceptos de calidad y excelencia se usan en forma indistinta. Sin embargo, es necesario precisar entre lo que se entiende por universidad de calidad y universidad de excelencia. Entre las primeras, claramente, se encuentran aquellas que cumplen con los requisitos establecidos por una institución externa competente, como podría ser en Chile la Comisión Nacional de Acreditación, que fija indicadores que, si son cumplidos por la institución, le otorgan determinados años de acreditación en las áreas elegidas. En el fondo se trata de cumplir con una norma de calidad, que es aplicable a todo el Sistema de Educación Superior del País.

Por otro lado, las universidades de excelencia son aquellas que se ubican por sobre el cumplimiento de la norma y cuyas bases que la soportan, son típicamente: un apropiado régimen económico y de gestión institucional, una concentración de talentos, una dinámica infraestructura de información y un modelo de gobernanza flexible, ágil y transparente.

Nuestra propuesta es sentar las bases para transitar desde una Universidad de calidad a una de excelencia. Esto es, formar profesionales y ciudadanos socialmente responsables y altamente calificados para satisfacer las necesidades del país, disponer de una masa crítica que lleve a cabo investigaciones de vanguardia con publicaciones en las principales revistas científicas y que contribuyan a generar innovaciones con impactos económicos y sociales en la sociedad.

Para alcanzar lo anterior, nuestra propuesta de Plan de Desarrollo Institucional considera actividades definidas para alcanzar una serie de características básicas orientadas al logro de la excelencia, tales como: docentes altamente motivados, excelencia en la investigación, modelo educativo centrado en el estudiante con formación integral, recursos en la cuantía necesaria, creciente número de profesores y alumnos internacionales, estructuras autónomas de gobernabilidad bien definidas, instalaciones bien equipadas para la enseñanza, la investigación, la administración y para la vida estudiantil, así como un modelo de sustentabilidad que atraviese todas las actividades universitarias.

La excelencia en lo que hacemos, junto al respeto por la dignidad de las personas que conforman la Comunidad UdeC, es lo que debe diferenciarnos como Institución.

Dra. Jacqueline Sepúlveda C.
Profesora Titular
Candidata a Rectora