Invitado español resaltó la neurorehabilitación para funcionalidad y calidad de vida de pacientes

Para 2020, la patología neurológica se proyecta como el problema sanitario con mayor repercusión en el mundo. En la actualidad, son millones de personas las que padecen algún tipo de estos trastornos como alzheimer, esclerosis múltiple y cuadros derivados de un accidente cerebro vascular, parálisis cerebral o traumatismo encéfalocraneano. En este contexto, el Departamento de Kinesiología de la Facultad de Medicina a través de su diplomado en Neurokinesiología Adultos realizó el Curso Control y Aprendizaje Motor a cargo de Roberto Cano De La Cuerda, fisioterapeuta y académico del Departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, España.

Las académicas del Departamento de Kinesiología, Paulina Ortega y Karen Barriga, fueron las coordinadoras de este curso internacional. Esta última explicó que el objetivo planteado de la capacitación fue la adquisición o readquisición de nuevas habilidades motoras sensoriales en los procesos de rehabilitación, tanto neurológicas como muscoloesqueléticas para enfoques como el retraso del desarrollo motor en niños, pacientes con secuelas de accidente cerebro vascular, y parálisis cerebral. “Sabemos que la intervención temprana es relevante y el conocimiento que existe hoy en el control y aprendizaje motor se ha ido actualizando gracias a los avances de la neurociencia, por lo tanto, conocer estas nuevas miradas desde la voz de quien ha investigado y trabajado en el área es una gran oportunidad”, destacó la docente.

El curso, que se realizó durante dos días en el edificio de Anatomía de la Facultad de Medicina, contó con la participación de alrededor de 50 asistentes, y durante el encuentro se revisaron aspectos tales como control y aprendizaje motor, neuroplasticidad, las bases neurofisiológicas del control motor y la aplicación de estos elementos en los tratamientos. Al respecto, Roberto Cano resaltó que “si bien trabajamos con patologías crónicas a lo que apuntamos con la neurorehabilitación es a mejorar la calidad de vida del paciente, queremos que éste sea un todo y que se sienta mejor desde las diferentes disciplinas sanitarias, porque que una enfermedad no tenga cura no quiere decir que no se pueda hacer algo por el bienestar de esos pacientes, por el contrario, con este tipo de técnicas podemos mejorar su funcionalidad y su calidad de vida lo cual es muy importante”, resaltó Cano.

Solange Pino