Iniciativa conjunta entre UdeC y Dongying Fangyuan aspira a construir centro de tecnologías para el cobre

El convenio firmado entre la UdeC y la empresa china Dongying Fangyuan en 2016 tiene en perspectiva un proyecto de envergadura: el Centro para las futuras tecnologías del cobre, el cual se acordó impulsar durante las reuniones de trabajo que el Rector Carlos Saavedra y una delegación universitaria sostuvieron en su reciente viaje a China.

La empresa Dongying Fangyuan es reconocida internacionalmente como una empresa de alta innovación en la producción de cobre por procesos pirometalúrgicos. En solo 20 años de existencia se ha consolidado como un productor y desarrollador de tecnologías de punta para la valorización de los concentrados de cobre. En su estrategia para llegar a occidente comienza un trabajo colaborativo con Codelco, donde conoce el trabajo de I&D que la UdeC realiza en temas relacionados con los procesos extractivos, particularmente en la pirometalurgia del cobre.

El Dr. Roberto Parra (en la foto), académico del Departamento de Ingeniería Metalúrgica (Dimet), explicó que las perspectivas de trabajo colaborativo son el resultado de años de trabajo coordinado con la empresa del país asiático, el que comenzó “dada la participación que hemos tenido en distintos proyectos de ingeniería y de investigación y desarrollo en la pirometalurgia del cobre, en estrecha colaboración con Codelco y otras empresas”.

El académico señaló que Dongying Fangyuan “en paralelo al negocio de procesar concentrados para producir cobre refinado, desarrolla también tecnologías para el procesamiento de concentrados de cobre, cuando deciden proyectar esta tecnología al mundo occidental, evidentemente Chile es un foco relevante dada la importancia que tiene el cobre. Es así como toman contacto con Codelco y nos conocemos a través de algunos congresos (…) y se establece una relación natural de intereses comunes en solucionar los problemas tecnológicos que enfrentan las fundiciones de cobre”.

Para el Dr. Parra es fundamental destacar que “en esta perspectiva de desarrollo tecnológico, Dongying busca asociarse con diferentes universidades en el mundo, la Purdue University en Estados Unidos, Queensland University en Australia, Central South University en China y miran a Concepción como uno de los centros de investigación en los cuales el desarrollo de la pirometalurgia no ferrosa, y en particular del cobre, tiene relevancia, tiene impactos, estamos a la frontera del conocimiento en muchos aspectos, como por ejemplo todo el trabajo liderado por el Dr. Wilkomirsky en nuevas tecnologías, manejo de As, la comprensión de la fisicoquímica de escorias y desde hace unos años el desarrollo de instrumentación”. Con este objetivo en mente, en 2016 una delegación de la empresa visitó Concepción y suscribió un memorándum de entendimiento con la Universidad para iniciar una colaboración estratégica entre ambas instituciones.

“Desde 2016 hasta la fecha del viaje del Rector Saavedra, hubo solamente una relación univoca, con mi participación en proyectos con ellos y también en la colaboración con Codelco en diferentes desarrollos, algunos de los cuales se están estudiando en nuestros laboratorios, en particular en corrosión de refractarios con la participación de la profesora Eugenia Araneda, también del Dimet. En este marco, el próximo año vamos a ir a hacer pruebas piloto al centro de investigación que tienen ellos en la fundición, todo en colaboración con Codelco, donde espero también que algunos de nuestros alumnos de postgrado participen de esta experiencia. La visita que hicimos en junio ha permitido cerrar una primera parte protocolar de esta relación. Dado que no habíamos tenido reciprocidad de visita, todo esto estaba a una velocidad y dinámica de desarrollo más enfocada en lo que nosotros podíamos apoyarlos a ellos que en hacer algo más grande”, sostuvo.

El viaje de la delegación universitaria fue clave para iniciar acciones de impacto local en esta colaboración. Según el académico, esta visita “destraba las formalidades diplomáticas entre las dos entidades y favoreció que se haya definido un proyecto específico y de relevancia nacional”. En concreto el académico precisa que, “se acordó trabajar en conjunto en temas de innovación para desarrollar y mejorar los procesos productivos de la producción primaria de cobre lo que se traduce en la creación de Centre for Future Copper Technologies. Esto se plasmó, se selló, con la carta de intención que se firmó y que vienen a complementar el memorándum previo”.

Primeros ejes de trabajo
Maximizar el retorno económico del procesamiento de concentrados de cobre
A partir de esta planificación, sostuvo el Dr. Parra, el diseño actual está enfocado en dos temas específicos. El primero, afirmó el académico, corresponde a “la valorización de residuos o cómo maximizar el retorno económico del procesamiento de concentrados de cobre. Recordemos que una fundición de cobre genera siempre residuos: la escoria y dos productos: los ánodos y el ácido sulfúrico. Sin embargo, en China la tendencia es no tener residuos y aumentar la cantidad de productos. Lo anterior es un avance sustancial en el desarrollo de nuestra industria. Fangyuan tiene trece o catorce productos, es una diferencia enorme. El primer foco es ese, transferir y desarrollar en conjunto soluciones tecnológicas para la valorización completa de los concentrados de cobre. Tomando en cuenta que la transferencia de dicha tecnología china debe adaptarse a las características mineralógicas del cordón andino y a su materia prima, que es dinámica, se vislumbra un claro desafío científico y técnico. De esta manera, el trabajo en conjunto busca soluciones tecnológicas para “aprovechar” todos los elementos que se van en el concentrado”

Hacia la industria 4.0
La segunda línea de trabajo, destacó el docente, corresponde a la llamada “Industria 4.0", entendiendo que actualmente en el mundo hay una brecha de los procesos extractivos respecto de la industria 3.0, producto de la poca instrumentación existente. “La industria del cobre, la industria de producción primaria, todavía tiene una brecha con la industria 3.0, que es la de instrumentación, de manejo de información para llegar a una industria inteligente y poder ser partícipe de la revolución 4.0. Nuestra segunda línea de acción va a ser esa, cómo introducir en la operación de las fundiciones de cobre como primera prioridad, pero extendiendo el concepto a toda la cadena productiva: desde la mina hasta los ánodos, introducir elementos de instrumentación, sistemas de control y llegar a un proceso más inteligente, lo que ya existe en muchas industrias de procesos. Si uno compara por ejemplo la industria de alimentos, el proceso tiene más instrumentación, más control automático que la industria de producción primaria. Un buen ejemplo también es la industria siderúrgica, que fácilmente nos lleva unos cuarenta años de adelanto”, detalló.

En esta importante iniciativa, Codelco juega un rol importante, a partir de una relación histórica entre todas las instituciones. “Se trata de un triángulo virtuoso claramente identificado entre la empresa china, la UdeC y Codelco. Dongying Fangyuan trabaja con Codelco en equipo para desarrollar soluciones tecnológicas, la UdeC apoya a Dongying, la UdeC apoya a Codelco. De hecho, el próximo año, y como ya lo precisé, un grupo de investigadores de nuestro departamento viajaremos a China con el fin de probar los estudios que hoy en día estamos realizando en la planta piloto de Fangyuan. Hay una relación tripartita y sin duda de concretarse el Centro, éste estará en el centro de este triangulo para canalizar y agilizar el desarrollo tecnológico”, aseguró.

Gestión y mirada hacia el futuro
Las gestiones con los partners chinos y el apoyo de la Dirección de Relaciones Internacionales apuntan a conseguir que este proyecto sea parte de la iniciativa “One Belt and one Road”, política de colaboración internacional de China con el mundo, la cual busca abrir las relaciones políticas, comerciales y culturales del gigante asiático a partir de la asociatividad con países de distintas latitudes en torno a iniciativas bilaterales de colaboración. El profesor Parra destacó que la Universidad ya forma parte de estas acciones través del China-Chile Joint Information and Communication Technology (ICT) Laboratory.

En ese contexto, sostuvo el académico, “hay un fuerte trabajo político interno, tanto en China como en Chile. Tenemos plazos muy perentorios, actualmente todos los esfuerzos están puestos para que el Ministerio de Relaciones Exteriores ponga en la agenda de temas bilaterales este proyecto y forme parte de las reuniones que en septiembre ambas cancillerías sostendrán en Beijing, como preparación para la próxima cumbre APEC, ocasión en que ambos presidentes estarán presentes en Papua Nueva Guinea. Se espera que sea en esa ocasión que los presidentes Piñera y Xi Jinping, den el vamos a este proyecto mediante la firma de un MoU específico, bajo la iniciativa Belt and Road. Si lo logramos, ahí empieza la ingeniería de detalles del proyecto propiamente tal”.

El docente insistió en la importancia de los plazos establecidos. “Por lo anterior es muy importante la aprobación por parte de los ministerios de relaciones exteriores de este proyecto. De no ser así, la idea podrá tomar otro derrotero, se podrá formar un centro de nuevas tecnologías para el cobre, concepto muy importante donde la UdeC tiene todas las capacidades y una tradición minero metalúrgica que ha trascendido internacionalmente, por algo Dongying Fangyuan, la empresa que tiene los mejores indicadores de tecnología y desarrollo tecnológico en procesos primarios viene a la Universidad de Concepción. Eso está confirmado, por lo tanto es un buen sustrato, pero si no pasamos la prueba de septiembre, estamos mal. Si no logramos con los Partners chinos armar un proceso que sea de interés de ambos gobiernos y no se programa la firma de una iniciativa Belt and Road, este camino específico muere. No creo que la idea de un centro de tecnologías para el cobre muera con eso, pero creo que esta es una oportunidad muy pero muy atractiva para poder apalancar recursos desde China hacia Chile y desde Chile hacia la UdeC para que esto sea una realidad en el corto plazo” aseguró

El desarrollo del Centro
El centro tiene dos líneas iniciales, pero el concepto final es mucho más amplio, transversal y multidisciplinario. En esta línea, el investigador destacó que la idea a futuro es que este centro se establezca en el Parque Científico y Tecnológico (Pacyt) y se abra a otras áreas del conocimiento. “Efectivamente este es un centro que cumple con todos los requisitos para ser instalado en el Pacyt. Convergencia de una empresa internacional que desarrolla tecnología, capacidades de investigación de la Universidad y la posibilidad de asociatividad amplia, teniendo un foco en las relaciones Asia – Pacífico”. Como parte del viaje de la delegación de la UdeC ha China también se incluyó en la agenda reuniones en la casa matriz de la empresa Nerin, en la ciudad de Nanchang. Estas reuniones fueron la continuidad de contactos previos ya realizados en Chile con esta empresa de ingeniería recientemente instalada en Chile y que está interesada trabajar con la UdeC. “Ellos están muy interesados también en trabajar con el Departamento de Ingeniería Metalúrgica en el tema de desarrollos tecnológicos para las fundiciones de cobre y en general para la minería (…) Yo veo muy probable que en el mediano plazo se incorporen asociativamente al Centro otros actores como universidades y empresas, Nerin entre otras, tanto de Chile como de China. En Chile se tendría como base al Ministerio de Minería, a Codelco, a la UdeC. Sería una cosa muy potente esta asociatividad del sector público privado de ambos lados del Pacífico, en un área económica de indiscutida relevancia para Chile, pero, ojo, también prioritaria para las inversiones chinas en Sudamérica”, resaltó.

En cuanto a la interdisciplinariedad en temáticas de I&D en una visión de desarrollo del centro a mediano plazo, indicó que, por ejemplo, “el bismuto es un elemento, un subproducto del cobre que se usa para los antiácidos, entonces la Facultad de Farmacia tiene mucho que decir. El cobre es un elemento bactericida, cuáles son las nuevas aplicaciones, los procesos productivos necesitan nuevos materiales, hay que tener nuevos materiales, investigar en ciencia e ingeniería de materiales, hacer sensores, los sensores que estamos desarrollando, se requieren diseñar, hay que construirlos, hay que hacer empresas que comercialicen estos sensores, que comercialicen los servicios asociados, que proyecten las actividades de los investigadores al mercado, que la investigación aplicada, el encadenamiento de ciencia, tecnología y negocio sea una realidad, donde ejemplos en el país brillan por su ausencia”.

El Dr. Parra afirmó que se trata de una iniciativa centrada en la Dirección de Relaciones Internacionales para los procesos de negociación y posicionamiento nacional y en la Facultad de Ingeniería en su primera etapa con los dos ejes de trabajo. “Hay participación de profesores del Departamento de Ingeniería Metalúrgica y del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Facultad de Ciencias Químicas que conforman el grupo de investigación anillo “Novel spectral sensing for copper smelters”: Sergio Torres, Eduardo Balladares, Daniel Sbárbaro, Jorge Yáñez, Rodrigo Fuentes y los estudiantes que participan de este proyecto. Ellos son los principales líderes con los cuales vamos a trabajar esto de la industria 3.0 y 4.0. En cuanto a la valorización de los concentrados, las capacidades están en el Dimet, en el grupo de trabajo que ha sido liderado por el profesor Igor Wilkomirsky con amplia participación de los profesores del grupo de metalurgia química”. Sin embargo, el docente precisó que aún se está en una etapa de conceptualización y mientras no se obtenga el label “Belt and Road" no se avanzará en definir un plan de trabajo detallado, el cual por lo demás deberá ser desarrollado en equipo con la empresa Dongying Fangyuan sin dejar de considerar la opinión y participación de Codelco.

Finalmente, al ser consultado por la importancia de este tipo de iniciativas en el contexto del centenario de la Universidad, el Dr. Parra aseguró que “marcan una visión sumamente alineada con los tiempos que estamos viviendo. La Universidad levanta la cabeza y dice ‘voy a estar ahí donde está el futuro de la humanidad’ (…) Al tener esta alianza tan potente con China no solo será de beneficio para nuestra Universidad, a través de su posicionamiento a alto nivel de capacidades de investigación, de desarrollo tecnológico, de transferencia, de desarrollo de proveedores, si no un salto para el país en su posicionamiento económico y tecnológico en torno al metal que nos sostiene como sociedad, y esto ocurrirá en el Pacyt y con eso nuestra centenaria UdeC estará aportando en la primera línea al desarrollo económico del país, de eso no me cabe duda”.