Inauguradas nuevas dependencias del Laboratorio de Biomateriales

La profesora Katherina Fernández, del Departamento de Ingeniería Química, está a cargo del espacio, que ha sido pensado para reunir todo el trabajo que se está desarrollando en el área de los biomateriales.

En particular, el equipo de la profesora Fernández se compone de una decena de estudiantes que trabajan en aerogeles, o esponjas desarrolladas en base a materiales grafíticos que sirven para el tratamiento de heridas crónicas o con sangramiento profuso.

El nuevo espacio, en el tercer piso del Edificio Gustavo Pizarro, permitió a la académica y su equipo consolidarse en su línea de trabajo, el que además se desarrolla con otros profesores de distintas facultades. “Nosotros hacemos los materiales y otros docentes los prueban, en particular con células sanguíneas, porque nuestra idea de aplicación es la biomedicinas”, afirmó. En las pruebas, estas esponjas elaboradas con óxido de grafeno y polímeros compatibles han demostrado ser más eficaces en el tratamiento de heridas que una gasa común, por ser más absorbentes.

En esta línea, uno de los desarrollos es una esponja con polímeros y extractos naturales (de uva) que además de absorber el agua de manera más eficaz que una gasa, propicia de mejor manera la coagulación de la sangre y cuya primera prueba se realizó el año pasado comprobando que la esponja es un 30% más absorbente que una gasa común. Este trabajo, desarrollado por la estudiante de Magíster de Ingeniería Química, Constanza Gallardo, la ha llevado a tener dos publicaciones relacionadas. La primera, que está en proceso de publicación en el Journal of Raman Spectroscopy, fue sobre las propiedades del óxido de grafeno y la segunda –que aún no se envía– trata sobre la aplicación concreta y las ventajas del aerogel, con la combinación desarrollada en el laboratorio.