Formación de calidad

Desde sus orígenes, la Corporación Universidad de Concepción ha dedicado sus esfuerzos a la formación de personas para que estas, una vez egresadas, aporten sustancialmente al desarrollo de la región y el país. La formación de personas en el nivel de pregrado, y luego en el de posgrado y especialidades médicas, conforma el ámbito de acción de mayor relevancia.

Avanzar en la formación de calidad implica disponer prioritariamente de los recursos y esfuerzos necesarios para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje de nuestra Universidad, los cuales deben apuntar a la calidad mediante el fortalecimiento en el manejo de la información y la gestión en los distintos niveles, y orientarse hacia su sistematización, desarrollo y actualización para alcanzar sistemas automatizados e integrados que aseguren la calidad y el control de la gestión académica.

Para ello, proponemos crear una Vicerrectoría de Docencia que aborde en el pregrado, postgrado, postítulos y especialidades médicas el fortalecimiento de mecanismos de desarrollo de estrategias de enseñanza y evaluación, el fortalecimiento de la unidad de investigación y desarrollo docente, el desarrollo de sistemas automatizados para el aseguramiento de la calidad y el control de la gestión docente, la creación de unidades de administración de oferta y búsqueda de prácticas profesionales y de campos clínicos para todas las carreras de la Universidad, y el estudio de los requerimientos en infraestructura para la docencia. Además, consideramos necesario valorar efectivamente el trabajo docente mediante formas de evaluación que reconozcan el fuerte compromiso con la docencia, especialmente de pregrado, garantizando que la Asignación de Docencia sea equivalente en número, monto y duración a la Asignación Académica.

La acreditación institucional de siete años representa una gran oportunidad para que el Ministerio de Educación reconozca un valor de los aranceles de referencia equivalente al de las otras dos universidades acreditadas con el mismo número de años. Así, nuestro compromiso se orientará a alcanzar, en el menor plazo posible, aranceles de referencia concordantes con la acreditación institucional y encauzar, consecuentemente, estos nuevos recursos hacia las mejoras de las condiciones de los procesos formativos. Además, procuraremos que la totalidad de las carreras y programas de postgrado se acrediten a nivel nacional.

Tal como lo hemos indicado, nuestra aspiración máxima es formar profesionales de excelencia, personas cultas y ciudadanos comprometidos con la democracia y el desarrollo integral de su país, en una concepción universitaria que nos exige e impulsa a garantizar los espacios de formación para cumplir con esta alta expectativa. Año a año, nos enorgullece ayudar a conseguir la realización profesional de tantos jóvenes para que logren acceder a mejores oportunidades laborales y de calidad de vida.

Carlos Saavedra Rubilar
Equipo Rectoría UdeC 2018
http://rectoriaudec2018.cl/