El Parque Científico Tecnológico Bío Bío (PACYT)

Por razones de espacio de esta columna, no es posible dar a conocer nuestra propuesta completa sobre el PACYT BÍO BÍO. Sin embargo, en los próximos días, subiremos a nuestra página (jacquelinerectora2018.cl) el proyecto que nos proponemos implementar en nuestra administración. Por de pronto, nos centraremos resumidamente en el desafío que significa para la Institución.

A la fecha, la información que hemos conocido a través de los medios, da cuenta que se han aprobado los estatutos de una Corporación entre la Universidad y el Gobierno Regional, cuyo objeto es administrar el Parque. Dicha Corporación velará, entre otras cosas, porque las facilidades que se construyan y desarrollen estén disponibles, bajo ciertos requisitos, para quienes se instalen en él. Asimismo, la información pública existente señala que se encuentra en proceso la licitación de la urbanización de los terrenos, único objeto para el cual el Gobierno Regional destinó los recursos aprobados por el Consejo Regional, a fines del año 2014. Debemos aclarar, para no llevar a equivocaciones, que ser socio de la nueva Corporación, no significa que la Universidad dispondrá de condiciones especiales, distintas de cualquier otra institución, para acceder a las futuras instalaciones.

En efecto, en nuestra opinión, el desafío es que la Universidad debe organizarse internamente, de manera independiente y complementaria a lo que realice la futura Corporación PACYT. Debemos asumir un rol protagónico en la creación de las condiciones que hagan posible el éxito del Parque y que las externalidades positivas y oportunidades que surjan, como consecuencia de su existencia, sean debidamente internalizadas y captadas por la Institución. De esta forma, nuestra propuesta es implementar un plan estratégico, un plan de acción y una organización, para que la Universidad resulte verdaderamente beneficiada con la creación del Parque, de manera que las empresas y centros que se instalen tengan un vínculo con la Institución.

Desde ya es posible visualizar que el Parque, aparte del efecto patrimonial que pueda tener, ofrecerá a la Institución posibilidades que, si son bien gestionadas, afectarán positivamente las funciones tradicionales de la Universidad, desencadenando acciones específicas de corto, mediano y largo plazo, con impactos sobre la docencia (pre y postgrado), investigación, extensión, vinculación, innovación y emprendimiento. Por ser la Universidad la promotora del Parque y por su cercanía física con el mismo, las posibilidades que el PACYT tenga una alta incidencia en el devenir de la Universidad y viceversa son reales, si se toman las medidas pertinentes y se organiza adecuadamente. La Corporación PACYT, por razones obvias, no tendrá bajo sus funciones que la Universidad participe y consolide su presencia en las empresas y centros que se instalen en el Parque. Esa es una responsabilidad de la Universidad y, por consiguiente, uno de nuestros principales compromisos.

Dra. Jacqueline Sepúlveda C.
Profesora Titular
Candidata a Rectora
www.jacquelinerectora2018.cl