Corfo aprobó segunda fase de desarrollo de Consorcio 2030

Como un reconocimiento al compromiso y al trabajo realizado en los últimos tres años calificó el Decano de la Facultad de Ingeniería (FI), Luis Morán, la reciente aprobación, por parte de Corfo, de la segunda fase de desarrollo del Consorcio 2030 “Ampliando las fronteras de la Ingeniería”.

El Consorcio, encabezado por la FI UdeC e integrado por sus pares de las universidades de Santiago y Pontificia Católica de Valparaíso, es parte del Programa Ingeniería 2030 con que Corfo apunta a modernizar las facultades del área hacia fines del próximo decenio.

De acuerdo con lo planteado por el Dr. Morán, la aprobación de la nueva fase confirma los logros registrados en la etapa y que han significado “tener una mejor Facultad y mejorar nuestros indicadores, que ha redundado en una mejor formación de nuestros estudiantes”.

En este período se han generado “cambios en las formas de hacer” dentro de un proceso de transformaciones que, de acuerdo con el Decano, son de largo aliento. “El hecho de que nos hayan dado tres años más es súper importante, porque nos aporta los recursos que necesitamos para seguir avanzando en estos cambios y nos indica que la trayectoria que hemos elegido para mejorar nuestro quehacer es la correcta”, indicó.

Un aspecto que destaca el Decano es haber avanzado en una mayor vinculación de los académicos de los distintos departamentos, lo que ha permitido abordar diversos proyectos en una perspectiva interdisciplinaria.

El Director Ejecutivo del Consorcio 2030, Claudio Zaror, declaró que el gran avance de estos tres años ha sido “cerrar brechas fundamentales que afectaban las posibilidades de progreso” en distintas áreas del quehacer de la Facultad.

Así, la primera etapa –recordó- significó establecer las capacidades y equipos de apoyo para avanzar en los ejes estratégicos establecidos para la Facultad en formación, investigación, vinculación con el medio y gestión, así como “poner sentido de urgencia en los cambios que eran necesarios” frente al desafío planteado por Ingeniería 2030.

Para el Dr. Zaror, lo más relevante de este período es haber logrado, “una visión unificada respecto hacia dónde avanzar, para transformarnos en una Facultad de Ingeniería de clase mundial”.

Para esta nueva fase en el ámbito formativo, la Facultad se ha fijado como objetivos acortar la duración de todas las carreras de 12 a 11 semestres (6 de las 13 especialidades que imparte la FI ya han hecho la modificación), mejorar las tasas de retención de estudiantes y reducir su permanencia en las carreras; así como la creación de postgrados de corte tecnológico, entre otros. Además, que respondan a las necesidades de mediano y largo plazo; valorizar la actividad de docencia en la carrera académica, en investigación hemos logrado generar un ordenamiento respecto de nuestras capacidades de investigación y los desafíos,

Otros ámbitos de acción son la consolidación de líneas de investigación con fuerte impacto en innovación y emprendimiento, al igual que en las tres grandes áreas de intervención definidas en la primera etapa: Ingeniería para la vida, Sustentabilidad y recursos naturales, y Manufactura avanzada.

También serán relevantes los esfuerzos en materia de vinculación con el medio, en concordancia con los esfuerzos institucionales en la materia, así como en la internacionalización, donde ya se registra un aumento de los intercambios estudiantiles entre la FI e instituciones extranjeras.

La idea, según Zaror, es que finalizados estos tres años, la FI UdeC cuente con un “rostro nuevo” y una base sólida para encaminarse al objetivo de convertirse en una facultad de clase mundial.