Comenzó primer Curso Iberoamericano de Neurología Neonatal

Con una asistencia cercana a los 200 profesionales provenientes de diferentes partes de Latinoamérica y seis invitados extranjeros con amplia experiencia internacional, comenzó el primer Curso Iberoamericano de Neurología Neonatal, organizado por el Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina, la Sociedad Chilena de Pediatría, la Rama Chilena de Neonatología y la Fundación NeNe.

El encuentro fue inaugurado por el Decano de la Facultad, Dr. Raúl González, quien manifestó su orgullo por la realización del evento académico y la visión del Departamento de Pediatría al dedicar importantes esfuerzos en la difusión del conocimiento de un área, cuyo desarrollo en los últimos años ha sido de vertiginosos avances.

Para el director del curso, Dr. Juan Fasce, neonatólogo y profesor asistente de la Facultad, el curso constituye un hito en la ciudad, el cual nace debido al importante avance que registra en los últimos años la evaluación, la neuromonitorización y las herramientas diagnósticas en la patología neurológica del neonato.

Son expositores de la jornada los profesores Thais Agut, neonatóloga del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona; Juan Arnáez, neonatólogo del Hospital U. de Burgos, Gemma Arca del Hospital Clinic- sede Maternitat; Nuria Herranz, enfermera; Xavier Demestre, asesor senior Scias del Hospital de Barcelona y el Dr. Alfredo García–Alix, profesor de la Universidad de Barcelona y recientemente nombrado Profesor Visitante de la Facultad de Medicina.

Durante su intervención, el Dr. García–Alix se refirió a las necesidades de la neurología neonatal, comentó que existe gran diversidad de enfermedades o condiciones que amenazan la integridad del sistema nervioso en desarrollo, las cuales tienen su origen en anomalías cerebrales, trastorno neurológico en el período neonatal y de discapacidad permanente. Estas, agregó, pueden ser adquiridas durante la vida fetal, el parto o posterior a éste. Las etiologías de estas agresiones pueden ser, entre otras, enfermedades metabólicas, meningoencefalias, prematuridad, asfixia perinatal, convulsiones, malformaciones e intoxicación.

La gran importancia y mirada de esta situación, comentó el especialista, está en abordar -de la mejor forma posible- las implicancias y, en especial, los casos de discapacidad permanente de un niño afectado con parálisis cerebral, retraso del desarrollo, retraso mental, alteraciones de conducta y epilepsia.

Solange Pino