Calidad de vida laboral, carrera académica y funcionaria

La Universidad de Concepción ha alcanzado estándares de excelencia en docencia, investigación y extensión. El personal académico, administrativo y de servicios ha efectuado un esfuerzo significativo para realizar un trabajo de calidad. Las demandas crecientes en las cuales el sistema universitario se ha ido desarrollando imponen condiciones que dificultan articular el logro de un alto desempeño profesional con una buena calidad de vida laboral, definida a partir de las políticas institucionales respecto de las personas y cómo ellas se ven afectadas por su aplicación. De esta forma, la universidad que anhelamos asume el diálogo social como el principal mecanismo para garantizar y fomentar la equidad en nuestra comunidad. En este diálogo, como los trabajadores son los principales actores, se necesitan políticas innovadoras, claras y sólidas, que permitan atraer y retener los mejores talentos, vocaciones y espíritus de servicio.

Para concretar este objetivo, generaremos procedimientos que disminuyan la carga de trabajo en las funciones universitarias realizadas en distintos ámbitos. Ello implica, por ejemplo, que exista una cantidad razonable de estudiantes atendidos en la docencia directa de pregrado y que las condiciones en que esta se realiza, considere los compromisos del personal académico, tanto en investigación como en extensión universitaria. Así, se cautela que no se produzca una sobrecarga laboral y se garantizan los estándares de excelencia a los cuales todos los integrantes de la comunidad universitaria aspiramos. También planteamos la búsqueda de mecanismos de financiamiento que mejoren las condiciones salariales de los funcionarios, proponiendo un piso mínimo de ingreso, y periodicidad en las promociones y ascensos.

Asimismo, propiciamos una cultura de la transparencia, tanto en relación con las contrataciones como con las evaluaciones del personal universitario. En general, se requiere fomentar una cultura laboral participativa, mediante el diseño de canales de información y diálogo efectivos entre jefaturas y trabajadores, cuyo accionar conjunto promueva un trato más horizontal, y se diseñen y mantengan plataformas tecnológicas que faciliten esta gestión. También constituye un nuevo desafío la instauración de una política universitaria que promueva la conciliación y el equilibrio entre el trabajo funcionario y la vida familiar del personal.

Un proyecto de conducción universitaria que persiga el bienestar de sus funcionarios mejorará sustancialmente la calidad de vida laboral y promoverá la igualdad de oportunidades entre todos los trabajadores, quienes con su dedicada labor han permitido la consolidación del proyecto universitario cuyo reflejo es la reciente acreditación institucional por el periodo máximo.

Carlos Saavedra Rubilar
Equipo Rectoría UdeC 2018
http://rectoriaudec2018.cl/