Autoridades universitarias inauguraron Sala Julio Escámez en Pinacoteca

En una ceremonia desarrollada en la Pinacoteca de la Universidad y encabezada por el Rector Sergio Lavanchy y el embajador de Costa Rica, Manuel Rojas, se descubrió la placa de la Sala Julio Escámez, que fue renombrada para homenajear a este artista, quien donó una parte importante de su obra a la Universidad de Concepción. Escámez, nacido en Antihuala, provincia de Arauco, es reconocido como uno de los artistas plásticos más importantes de su generación. Tras recorrer varios países y aprender de diversos maestros a nivel internacional, llegó a la Universidad de Concepción en 1956, donde se desempeñó como profesor de pintura del Instituto de Arte.

Tras el golpe de estado se fue a Costa Rica, donde se desempeñó como docente de la Universidad Nacional de Costa Rica y desarrolló su obra hasta su fallecimiento, a los 90 años.

La Directora de Extensión y Pinacoteca, María Soledad González, señaló que la historia de esta donación comenzó en 2015, cuando el artista les contactó para concretarla. González fue alumna de Escámez en los setenta, por lo que se mostró particularmente emocionada por el gesto del artista. “Entre las obras donadas por Escámez, está el retrato de su madre, imaginar que nos quisiera dar este bien tan preciado nos emociona. También nos regaló su última obra, la que se exhibirá en su sala”, afirmó.

En la ocasión también se presentó un libro sobre Escámez, realizado por el crítico de arte Justo Pastor Mellado. Este libro se editó a través del Sello Editorial de la Universidad y con auspicio de Lotería. En su presentación, el autor señaló que “Julio Escámez, a través de esta donación, obliga a la Universidad a mantenerla en alto”. Recordó al autor como un viajero empedernido, difícil de comprender, “un constructor de sí mismo. Su vida artística fue polémica en Chile y siempre se refugió en Concepción. Debe haber sido uno de los artistas chilenos que más viajaba por el mundo”.

La hermana del artista, Orietta Escámez, contó la historia de la donación que se concretó en la UdeC. “En el último tiempo, conversamos sobre el destino de sus obras. Estuvimos de acuerdo que esto tenía que quedar repartido en dos partes. Una en la Universidad Nacional de Costa Rica, donde se abrirá un museo y la otra en la Universidad de Concepción. Cumplí con ese anhelo que él tenía de dejar su obra acá, donde trabajó”, detalló.

La colección de Escámez incluye pinturas, dibujos y grabados, además de matrices de xilografías, cuadernillos, bitácoras y libros autografiados. Se exhibe además su última obra, titulada “Flora”.