Académico explicó uso de zeolitas en terapias contra el cáncer

Gran interés han captado las zeolitas, en el último tiempo, a partir de una serie de espacios televisivos dedicados a difundir sus bondades terapéuticas, un tema que conoce de cerca el académico de la UdeC, Arturo Barrientos, quien ha estudiado este mineral no metálico desde 1994.

A partir de 2000 comenzó a trabajar las zeolitas con fines terapéuticos, logrando importantes resultados en tratamientos en cáncer y otras enfermedades degenerativas; experiencia que compartió en una charla sobre curas complementarias/alternativas inserta en el Mes de la Prevención contra el cáncer de mama y próstata en la UdeC.

El ingeniero metalúrgico, que cuenta con su propio yacimiento del mineral, contó que las zeolitas fueron descubiertas en 1746 y que existen 48 especies diferentes (de origen natural), dos de las cuales tienen reconocidas cualidades terapéuticas: la clinoptilolita y la mordenita, ambas utilizadas por el académico como terapias alternativas.

La magia de este mineral, de acuerdo al investigador, está en su estructura de microporos -diferenciados para cada especie- que, por diversos procesos, pueden absorber toxinas y metales pesados.

En el caso del cáncer, lo que hace la zeolita “es aprovechar que el ambiente de las células (cancerígenas) se acidifica: mata las células cancerosas cambiando el Ph del tejido extracelular”, dijo. Por otro lado, contó que este mineral tiene la capacidad de “limpiar el ADN”.

El docente comentó que las zeolitas son usadas en enfermedades como psoriasis, fiobromialgias, esclerosis múltiple y autismo -hay una relación con los metales pesados, explicó-, entre otras, y mostró testimonios de pacientes suyos que han logrado reducir o eliminar completamente tumores en diversos tipos de cáncer (próstata, mama, cerebro, hígado, páncreas, estómago, colon, recto, pulmón, etc.).

En su ponencia también advirtió que no todas las zeolitas micronizadas que existen en el mercado son equivalentes y que lo importante para el éxito de un tratamiento es que sean de buena calidad; a la vez que se refirió a ciertos mitos sobre su uso, como los que dicen que consumiendo 3 gramos diarios se puede estar a salvo de la enfermedad, señalando que las dosis dependen del tipo de cáncer y de cada persona.

En la oportunidad, también expuso el bioquímico y Doctor en Biología Humana y Genética Molecular, Marcelo Bustamante, quien se curó de un cáncer de hígado con un tratamiento en base a las zeolitas del profesor Barrientos y otros elementos que componen un tratamiento que él administra.

La terapia de Bustamante consiste en la combinación de zeolitas, veneno de alacrán azul (de Cuba) y el jugo de Malakita, “una grosella de India que es envasado en Estados Unidos, donde le agregan otro tipo de componentes y que lo convierten en un tremendo antiinflamatorio”, contó.

“Tengo varios pacientes que han completado su tratamiento, que están libres de cáncer y otros que están en vías de curarse”, señaló el Dr. Bustamante, a la vez que adelantó que está trabajando “en un gran proyecto con una universidad alemana tratando de dilucidar la forma en que funcionan estos componentes: se sabe como funcionan las zeolitas y la malaki, el veneno de escorpión aún no está dilucidado; hay que ver si son los tres juntos o uno actúa más que otro”.

El Mes de la prevención contra el cáncer en la UdeC es una actividad conjunta por la Unidad de Bienestar de Personal, la Asociación Gremial de Secretarias, la Sociedad de Académicas, los Sindicatos y el Departamento de Obstetricia.

La Jefa de Bienestar, Soledad VIllarroel, comentó que al igual que en otros años y en coordinación con la Asociación de Personal se acordó bonificar en un 100% las consultas y exámenes vinculados con cáncer de próstata, de colon, mamas y cervicouterino.