Académica de Ciencias Biológicas desarrolla fármaco inyectable contra el Hantavirus

La Dra. María Inés Barría, académica del Departamento de Microbiología de la Facultad de Ciencias Biológicas, lidera un grupo de científicos que desarrollaron recientemente una cura para el virus Hanta.

La investigación, que es financiada a través de un Proyecto Fondef ID14I10084 y por recursos privados de Ichor Biologics, se realiza desde 2014 y se titula: “Desarrollo de anticuerpos terapéuticos humanos para el tratamiento del Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus (Scph)”. Consiste en la creación de un medicamento biológico inyectable a base de los anticuerpos monoclonales de personas que han sobrevivido al síndrome pulmonar por Hantavirus.

Para lograr el desarrollo del medicamento, se tomaron muestras a pacientes que sobrevivieron al virus, entre los cuales hubo algunos que poseían una mayor cantidad de anticuerpos, es decir, tenían una mayor resistencia a la enfermedad. De la sangre de cada paciente se extrajeron los linfocitos B, que son los que fabrican los anticuerpos contra el virus y se fueron aislando.

El fármaco busca reducir a la mitad el número de muertes por Hanta, ya que sirve como terapia para personas que presenten un cuadro grave de la enfermedad. “Entre Chile y Argentina se encuentra la cepa Andes del virus, una de las cepas más mortales y que genera gran preocupación a nivel mundial, ya que puede transmitir el virus de persona a persona”, explicó la Dra. Barría.

Por la característica que posee el fármaco como un anticuerpo monoclonal, éste se mantiene en circulación una cierta cantidad de semanas en el organismo, por lo que se podría utilizar como profiláctico (prevención) para el Hantavirus por un tiempo acotado, no como las típicas vacunas que duran años. Esto serviría para inmunizar por períodos de tiempo corto a personas que trabajan en zonas de riesgo como agricultores, trabajadores forestales y del Ejército.

“Se terminó con éxito este proyecto y lo que vamos a hacer ahora es postular a la segunda etapa. Tendremos en dos años un prototipo de laboratorio, luego seguiremos con la caracterización para poder llevarlo al comercio y al público en general”, señaló la investigadora.

El fármaco se encuentra en fase experimental en el National Institutes of Health (NIH) de Estados Unidos, y se espera que a fines del 2019 se esté probando la eficacia del medicamento en los recintos hospitalarios del país, todo esto a un bajo costo para el público en general, considerando los altos costos de los actuales tratamientos.

Flavio Henríquez