Mujeres universitarias: pilar de la UdeC

Hoy es el Día Internacional de la Mujer. La fecha, institucionalizada por la ONU en 1975, es una invitación a detenernos para saludar con mucho afecto a cada una de las mujeres que laboran en nuestra Universidad y, en sus personas, reconocer a todas quienes ya no están, pero que día a día pusieron su esfuerzo como funcionarias para construir la gran institución que hoy tenemos. Su papel ha sido fundamental en el engrandecimiento de la Universidad de Concepción y, para expresar nuestros sentimientos en estas breves palabras, recordaremos a tres de ellas y los hitos de que fueran artífices.

Doña Corina Vargas Vargas, profesora de inglés. En 1920 ingresó a estudiar en la UdeC y cuatro años más tarde cursó el Master of Arts en Psicología Educacional de la Universidad de Columbia, Nueva York. Con su título y posgrado se incorporó en 1928 como docente de la recién creada Facultad de Filosofía y Letras de nuestra institución. Su destacada trayectoria académica y prestigio la llevaron en 1943 a asumir como Decana, siendo la primera mujer en Chile y en Latinoamérica en ejercer dicho cargo.

Doña Inés Ulloa Acuña, médico y docente de la Facultad de Medicina, tuvo un importante rol en la entrada de la mujer a esta carrera. Cambió la historia con su lucha al lograr terminar con la restrictiva medida imperante hasta inicios de la década de 1960, que limitaba a un 10% los cupos de ingreso para las mujeres en Medicina.

Doña Luz Vivaldi Queirolo, dentista. A fines de 1966 fue electa Decana de la Facultad de Odontología en nuestra institución, convirtiéndose en la primera mujer en desempeñar un cargo de esta responsabilidad en una facultad del área de la salud en Chile.

Qué duda cabe, pues: la mujer ha sido piedra fundamental en la construcción de la Universidad de Concepción que hoy tenemos. Don Enrique Molina, con su habitual visión de futuro, en 1948 se adelantaba a la historia cuando señaló: “Tengo fe en las mujeres. Soy un convencido feminista y admirador de ellas. En la Universidad he podido valorar desde hace mucho tiempo el fruto del trabajo de la mujer a través de las diversas facultades, ya sea en el personal docente, ya en el administrativo, […] lo cual revela que la cultura, responsabilidad y eficiencia profesional de la mujer no es inferior a la alcanzada por el hombre”. Estas palabras de nuestro fundador son un acicate profundo y una voz de esperanza para relevar aún más el papel de las trabajadoras universitarias en nuestra institución.

En la actualidad, en la Universidad sólo hay tres decanas, quienes aparecen en la foto que acompaña a estas palabras. Pero el tiempo continúa moviendo el mundo y en el futuro la semilla sembrada por trabajadoras como Corina Vargas, Inés Ulloa y Luz Vivaldi seguirá dando frutos, porque la Universidad de Concepción está abierta a los cuatro puntos cardinales: eso incluye a todas y a todos, sin excepción y en igualdad de condiciones y oportunidades.

¡Muy feliz día para cada una de ustedes!

Carlos Lorenzo González Correa y equipo de comunicaciones
www.gonzalezrectorudec.cl