Dr. Eric Goles conversó con estudiantes y académicos sobre su libro “La conspiración de Babel”

El premio nacional de Ciencias Exactas 1993 y docente de la Universidad Adolfo Ibáñez comentó los detalles de su novela ante un auditorio con gran presencia de estudiantes, en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.

El profesor Goles, quien es reconocido por el público general por haber conducido un programa de televisión de divulgación científica (Enlaces), comentó los detalles de su novela “La conspiración de Babel”, que relata la biografía del matemático austríaco Kurt Gödel.

Goles comenzó su presentación comentando que su libro está relatado en dos momentos históricos. El primero, en la época de Gödel (años 30 y 40) y el segundo, en tiempos en que él mismo era estudiante de matemáticas en Chile, en 1972 y tomó un curso de lógica que se llamaba Fundamentos de las Matemáticas.

Este libro, comentó, fue escrito mientras dictaba una cátedra en Orléans, Francia. Su régimen de trabajo era de lunes a viernes en las mañanas, y sólo durante los meses que residió en el extranjero.

Sobre la trama, contó a los presentes que el libro explora la historia de Kurt Gödel, matemático que es considerado uno de los lógicos más importantes de todos los tiempos. El libro novela los momentos en que Gödel desarrolla sus teoremas de la incompletitud y sus encuentros con otros matemáticos de su época, como David Hilbert.

El trabajo de Gödel –quien demostró que algunos problemas de las matemáticas eran imposibles de resolver- “es una derrota pírrica, en el sentido de que al final terminó siendo un triunfo”, señaló Goles. Esto, porque sentó las bases de la informática teórica que luego desarrolló Alan Turing, quien creó el diagrama lógico que es la base del computador actual.

El libro también se adentra en la vida privada del matemático, quien sufría de episodios paranoicos y de allí proviene el nombre “La conspiración de Babel”, pues el matemático austríaco pensaba que existía un plan mundial para esconder el trabajo de Gottfried Leibniz, quien postulaba la existencia de un lenguaje universal que permitiera el entendimiento entre todas las personas.

El autor comentó además que significó para él dedicarse a este libro. “Es terrible terminar una novela, porque uno se queda solo, viudo. Fueron cuatro años de convivencia con los personajes y ahora me encuentro contando los andamios de lo que quedó de todo aquello”, reflexionó.

Twitter icon
Facebook icon
Instagram icon