Incar realizó primer monitoreo ambiental 
de Proyecto FPA en Río Chovellén

En el marco del proyecto “Valorización y protección de la Desembocadura del Río Chovellén como Sitio Prioritario de Conservación en la comuna de Pelluhue”, financiado a través del Fondo de Protección Ambiental (FPA) del Ministerio del Medio Ambiente, y adjudicado por el Sindicato de Pescadores Artesanales de la caleta Cardonal, el viernes 25 de mayo se ejecutó un primer monitoreo ambiental. En esta iniciativa participan como instituciones asociadas la Seremi de Medio Ambiente de la Región del Maule, la Corporación Regional de Desarrollo Productivo del Maule, Sirenazo Hostal, la ONG Vigilante Costero, el Liceo de Pelluhue y el Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (Incar).

La iniciativa consiste en generar actividades cuyo objetivo transversal es promover la valorización y protección de sitios prioritarios de conservación de la biodiversidad, como es el caso de la Desembocadura del Río Chovellén, siendo abordado desde una perspectiva ambiental, económica y social.

“Para alcanzar este objetivo, se desarrollarán talleres teórico/práctico de educación ambiental destinados a informar e involucrar de manera más efectiva a la comunidad en una red de protección de la zona estuarina. Asimismo, se contempla la intervención de espacios a través de la instalación de un mirador, infografía sobre flora y fauna, el desarrollo participativo de dos murales artísticos en sede STI Caleta Cardonal y Puente Chovellén, y la realización de dos monitoreos ambientales en la zona estaurina del Río, uno en otoño u otro en primavera”, explicó la Coordinadora Técnica del proyecto, María Fabiola Monsalve.

De acuerdo al biólogo marino, encargado de logística y operaciones de la línea de investigación “Sustentabilidad Ambiental” del Incar, Oliver Alarcón, “el monitoreo realizado consistió en parametrizar las características ambientales del Río Chovellén para posteriormente contrastarla con la base de datos existentes en el Centro”, detalló.

“Según lo observado, fue posible concluir que el estuario posee una estratificación de la columna de agua, donde se logra apreciar con los instrumentos in situ, dos capas, una superficial, de aproximadamente de unos 30 cm de sólo agua dulce, y una capa más profunda, desde los 30 cm hasta el fondo, caracterizada como agua salada, proveniente desde la zona marina y que sube hasta cerca de 2 km río arriba”, especificó el profesional.

Los parámetros en que se enfocó el actual monitoreo fueron: salinidad del agua, temperatura, oxígeno disuelto en la columna del agua, clorofila y, en el sector donde se encuentra el cultivo de ostras, se tomaron muestras de coliformes fecales y totales, tanto en la columna de agua como en las ostras que son cultivadas por el sindicato.

Durante el segundo semestre se realizará un segundo monitoreo, el que permitirá conocer si han existido cambios importantes en la condición del estuario.

Incar se encuentra realizando monitoreos en este estuario desde 2015, cuando se comenzó a trabajar en un plan de gestión de desarrollo sustentable para promover la acuicultura de pequeña escala en la Región del Maule, iniciando a fines del 2016 el monitoreo ambiental participativo por parte de la comunidad y pescadores que realizan actividades en la desembocadura del Río Chovellén.

Edgardo Vera

Twitter icon
Facebook icon
Instagram icon