Inaugurado Congreso Chileno en Herpetología

Con la asistencia de destacados investigadores, partió esta mañana el VIII Congreso Chileno de Herpetología, que se realiza en la UdeC. Durante el congreso, al que asisten 85 científicos nacionales y de países como Argentina, Colombia y Estados Unidos, se presentarán un conjunto de 26 presentaciones orales y 16 en modalidad panel. Además, habrá tres conferencias plenarias y se ha contemplado la realización de dos simposios (uno en filogeografía y otro en conservación de anfibios). Del mismo modo, se efectuará la entrega del Premio "María Codoceo" al académico de la Universidad de Chile, Mario Penna, por su contribución en los estudios acústicos en anfibios.

En la apertura del encuentro, la Dra. Margarita Marchant, Decana de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas -unidad responsable de la organización junto a la Red Asociación Chilena de Herpetología- entregó el saludo de bienvenida a los asistentes, ocasión en la cual reflexionó sobre el cambio climático y su impacto en los ecosistemas y la biodiversidad, señalando que los trabajos de este congreso constituyen un aporte frente a las interrogantes que plantea este tema.

Por su parte, el presidente del comité organizador y Director del Departamento de Zoología, el Dr. Juan Carlos Ortiz, expresó que la realización del encuentro en la UdeC es un reconocimiento a la trayectoria de la casa de estudios en la investigación herpetológica, iniciada en 1927 por el Dr. Ottmar Wilhelm con sus trabajos con Rhinoderma darwinii (la ranita de Darwin).

De acuerdo al académico, hoy existen importantes desafíos de conservación para los especialistas en herpetología, donde uno de los principales problemas “no solo en Chile sino en todo el mundo, es el cambio de uso de suelos, que en el fondo significa la pérdida de hábitats para muchas especies que tiene hábitats específicos, que sucede por el desarrollo de la agricultura, silvicultura y también el desarrollo urbano e industrial”.

La conferencia inaugural, en tanto, estuvo a cargo del investigador de la Fundación Miguel Lillo de Tucumán (Argentina), Esteban Lavilla, quien hizo un llamado al mundo científico a salir de la zona de confort, así como a abandonar la “ingenuidad académica” e incluso a “dejar de lado la biología”, para ampliar la mirada en torno a lo que ocurre en materia de conservación. En su exposición, Lavilla habló de lo que calificó como una relación antagónica entre neoliberalismo y conservación, explicando que “mientras nosotros estamos dejando jirones de nuestra vida tratando de preservar una determinada especie, una taxocenosis, una comunidad, un ambiente (…), a veces pasando más tiempo acunando una población de ranas críticamente amenazada, que acunando a nuestros propios hijos, es el mercado el que decidirá el destino de la conservación y este es un hecho que hoy debemos tener más presente que nunca”, señaló.

Twitter icon
Facebook icon
Instagram icon