Expertos buscan nueva alternativa de manejo de enfermedad que afecta al kiwi

Investigadores de la Facultad de Agronomía se adjudicaron 84 millones de pesos para continuar con la segunda etapa de un proyecto Fondef Idea que busca desarrollar un bioinductor de resistencia para el control de la conocida enfermedad “Cancro bacteriano del Kiwi”, causada por la bacteria Pseudomonas syringae pv. actinidie (PSA), y que provoca serios problemas a la producción de este frutal.

De acuerdo con lo manifestado por el académico del Departamento de Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía, Dr. Ernesto Moya, a partir de los resultados obtenidos en la primera parte de la investigación, donde se desarrolló un prototipo de este bioinductor que redujo el daño de la enfermedad bajo condiciones controladas, se continuará el trabajo desarrollado para su validación en huertos comerciales.

En la primera etapa, se desarrolló una plataforma de genes para estudiar las respuestas de defensa de la planta de kiwi a compuestos inductores de este fenómeno en plantas y se definieron los microorganismos candidatos para controlar la bacteria PSA.

“Parte del proyecto son los resultados que se obtuvieron en la primera etapa, que muestran que tenemos bacterias que son capaces de inducir genes de resistencia en plantas de kiwi y que, además, producen compuestos antimicrobiales que inhiben el crecimiento de las bacterias, lo cual hemos validado principalmente bajo condiciones in vitro y en plantas en maceta. Ahora vamos a empezar a validar en ensayos de campo en conjunto con la empresa Bio Insumos Nativa. La idea es poder asociar nuestros productos a los suyos y ver si podemos conseguir sinergia utilizando productos biológicos para poder lograr un control más efectivo de la enfermedad”, explicó el Dr. Moya.

El “Cancro bacteriano del kiwi" causado por la bacteria PSA, causa cancros en el tejido vegetal, manchado en hojas, aborto floral y, sobre todo en variedades de kiwi amarillo, puede generar la muerte de las plantas.

“Esta enfermedad está asociada a un brote epidémico que surgió entre el 2008 y el 2010 en los principales países productores y exportadores de kiwi como son Nueva Zelanda, Italia y Chile. Desde entonces ha afectado mucho el proceso de producción del fruto. En Chile, la enfermedad fue detectada el 2010 y se ha diseminado entre la Región Metropolitana y la Región del Bío-Bío. De las casi 10 mil hectáreas de este cultivo que existen a nivel país, alrededor de 650 hectáreas están ubicadas en la Región del Bío-Bío”, manifestó el académico.

Francisca Olave

Twitter icon
Facebook icon
Instagram icon