Homenaje a Enrique Molina Garmendia marcó inicio de actividades por el Centenario UdeC

Al cumplirse cincuenta y cinco años de su fallecimiento, y dando inicio oficial a las actividades del año del centenario institucional, se realizó la tradicional romería hacia el mausoleo en el que reposan los restos del fundador y primer Rector de la Universidad de Concepción, Enrique Molina Garmendia, en el Cementerio General de la comuna.

La actividad fue encabezada por el Rector Carlos Saavedra, por el Alcalde de Concepción y Director de la Corporación UdeC, Álvaro Ortiz; y por Enrique Molina Spoerer, nieto del fundador de la Universidad. La comunidad universitaria, representantes comunales y descendientes del homenajeado participaron en este hito que se efectúa cada 8 de marzo de manera íntima, pero que este año tuvo una importancia especial en el contexto de los cien años de la casa de estudios.

En representación de la familia, Enrique Molina Spoerer agradeció esta ceremonia, haciendo memoria de su relación con la Universidad. Molina Spoerer recordó los paseos que daba por el Campus junto a su abuelo -"un hombre muy cariñoso, amable, tenia un caminar ágil"- y valoró el desarrollo alcanzado por la casa de estudios, desde los primeros edificios hasta la ciudad universitaria de hoy. Asimismo, resaltó el esfuerzo de todas las administraciones universitarias y los nuevos desafíos con miras al futuro.

El Rector Carlos Saavedra, en tanto, destacó la importancia de mantener la memoria de la institución. "Cuando hacemos la romería a la tumba donde descansan los restos mortales de don Enrique Molina Garmendia, realmente lo que estamos haciendo es reconocer en su persona la labor, el legado y la tradición que nos han heredado todos quienes han contribuido al desarrollo de nuestra Universidad", afirmó.

Junto con resaltar la vigencia del legado del fundador, señalando que su capacidad creativa es aún reconocida a nivel latinoamericano, la máxima autoridad universitaria hizo hincapié en el origen ciudadano de la Universidad y cómo este elemento determina su quehacer en la actualidad.

"Es difícil disociar la ciudad de la Universidad, ambas se retroalimentan, ambas crecen, ambas permiten el desarrollo de los ciudadanos de Concepción, pero también aportando a la formación de profesionales que transforman no solo la región, sino que aportan a la transformación del país (...) hoy tenemos estudiantes de nuestra Universidad en los mas diversos países aportando al desarrollo de conocimiento. Tremendamente orgulloso de estar al mando de esta casa de estudios cuando cumple cien años y heredar la tradición de los fundadores, mantenemos el carácter fundacional de nuestra universidad como una universidad ciudadana creada por y para los ciudadanos aportando al conocimiento en términos globales", destacó.

Para el alcalde Ortiz, la importancia de Enrique Molina Garmendia radica en que fue capaz de demostrar "que se puede construir un Chile mucho mejor desde provincia, desde regiones. Él siempre proyecto esta universidad ligada íntimamente con la comunidad, por eso es la ciudad de Concepción que también le hace un justo y merecido reconocimiento, por eso el principal liceo de nuestra ciudad lleva en honor a él su nombre (...) queremos dar las gracias a una persona que fue capaz de colocar sus talentos, sus capacidades, a disposición de la formación de esta gran ciudad, de esta gran universidad".