Francisca Tapia se convertirá en la primera titulada de Ingeniería Civil en Minas

Con la defensa de su memoria “Impacto de la disponibilidad en equipos mineros de carguío y transporte ligado a sus motivos de detención”, Francisca Tapia Soto se convertirá en la primera mujer en titularse como ingeniera civil en Minas de la Universidad de Concepción.

La estudiante ingresó en 2013, como parte de la primera generación de matriculados en esta carrera. Dice que la presencia de mujeres en esta carrera no es inusual, aunque continúa siendo minoritaria: en su grupo de memoristas, hay seis mujeres y diez hombres.

Una de las motivaciones principales para estudiar esta carrera es la posibilidad de estudiar o vivir en el extranjero. Tapia viene de una familia de abogados, por lo que su entrada a la ingeniería no fue tan obvia. Después de revisar distintas opciones que ofrecía la facultad, se decidió por Minas. “Entré porque me gustó el que tenga mucha proyección internacional, porque la minería es importante en todo el mundo y además, no es un trabajo solo de escritorio, también tiene terreno, hay que estar en la faena”.

Gracias a su experiencia, hoy trabaja como delegada de extensión, motivando a otros estudiantes a matricularse en la carrera. Dice que es fácil darse cuenta cuando alguien puede encajar en el perfil profesional, pues se trata de personas que no les gusta estar encerrados o en tareas rutinarias. “Me ha pasado hablar con gente que no está tan segura, pero se nota que tienen el perfil. Son personas inquietas que no quieren estar sentadas en una oficina. Si te fijas, acá está lleno de laboratorios entonces dentro de la carrera, aunque no estás en la faena, hay mucha práctica”.

Francisca es un ejemplo de este perfil, pues viene llegando de una estadía de un mes y medio en la la Universidad de Tecnología de Luleå, en Suecia, donde trabajó parte de su memoria y hoy, es parte del comité organizador del congreso internacional Mpes-Swemp, a celebrarse en noviembre, en el que además presentará un paper de su profesora guía, Asieh Hekmat, sobre los estallidos de barro en las faenas bajo tierra de El Teniente.

Sobre su memoria, explicó que estimó el impacto que tienen los tiempos inactivos de los equipos de carguío y transporte en la productividad de una empresa. Así, determinó los motivos más frecuentes que mantienen un equipo sin uso, como la mala planificación de las mantenciones, problemas con los operadores, o de turnos. “Esto tiene un impacto en la producción y al final en eso se traduce en dinero”.

Para el futuro inmediato, espera poder trabajar en alguna minera en el norte del país y luego poder estudiar en el extranjero. “Me emociona entrar en el mundo laboral. La minería en Chile es muy valorada afuera y no quiero decir que soy ingeniera civil en minas chilena y no saber cómo son las minas en el país”.