UdeC firmó convenio que permitirá mejorar el monitoreo del océano en las costas chilenas

En dependencias de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo, se firmó un memorándum de entendimiento entre el vicerrector, Dr. Carlos González y el presidente de la empresa estadounidense EOS Investments, Colin Williams, mediante el cual éste último se compromete como patrocinador del proyecto Chioos, lo que permite ampliar la cobertura y el tipo de registros que este sistema posee actualmente.

El profesor Dante Figueroa, director del proyecto, indicó que la idea es “medir las propiedades oceanográficas desde la costa para que la información esté en tiempo real a disposición de cualquier usuario. Es decir, no sólo será útil para otros investigadores o científicos, sino que también para quienes necesitan estos datos en términos operativos, como pescadores para detectar cardúmenes, por ejemplo”.

Esta información es recopilada actualmente desde un radar ubicado en el Faro Hualpén, cerca de Ramuntcho, y gracias a este convenio, podrá instalarse un segundo radar en el Golfo de Arauco. Ambos cubren un radio de 80 a 100 km de océano cada uno. “Además, gracias a este memorándum de entendimiento, al monitoreo de propiedades físicas del océano, podremos agregar la información de sus propiedades biogeoquímicas”.

Colin Willliams, por su parte, comentó que “es una gran oportunidad tanto económica como social, porque nos permitirá informarnos de marejadas, seguimientos de estudios de contaminación, y riesgos en la zona costera de la región, lo que beneficia tanto a la comunidad como a nosotros como empresa”.

El Dr. Figueroa, además explicó que en los próximos días, cualquier persona puede ingresar a la página de Chioos (http://chioos.cl) y ver información sobre las corrientes, a la que dentro de poco se le irá agregando más datos. “la información sobre los tsunamis, en cambio, de acuerdo a la ley por cautela, se canaliza a través del Shoa, quienes deciden cómo utilizarla, pero lo importante es que la región ya cuenta con un método de detección mucho más temprana que antes, lo que acorta considerablemente el tiempo de respuesta ante estos sucesos”.

Monserrat Quezada