Home » Noticia Destacada » Científicos de todo el mundo estudiaron Zonas de Mínimo Oxígeno en simposio UdeC
Científicos de todo el mundo estudiaron Zonas de Mínimo Oxígeno en simposio UdeC
Científicos de todo el mundo estudiaron Zonas de Mínimo Oxígeno en simposio UdeC
Escrito por Claudio Concha
25 de marzo de 2013

Organizado por el Departamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción, medio centenar de expertos de diversos países concurrió hasta los salones del Hotel Santa Cruz (Sexta Región) para participar del Simposio Internacional Ecología microbiana y biogeoquímica en aguas de Zonas de Mínimo Oxígeno (ZMO).

Estas zonas marítimas han sido estudiadas en profundidad por los científicos de la Universidad de Concepción, quienes publicaron un importantísimo paper en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences”, en donde incluso adelantan una nueva denominación para áreas marítimas en donde la concentración de oxígeno es extremadamente baja, o nula en algunos casos, que llamaron Zonas Anóxicas Marinas (ZAM).

“La concentración de oxígeno disuelto es un principio crítico dentro de los ecosistemas marinos, pues cuando este índice baja se potencia el crecimiento de vida microbiana anaeróbica, lo que se traduce en un significativo cambio en el entorno, así como en la pérdida de nitrógeno fijado y la emisión de gases que colaboran con el efecto invernadero”, señala el investigador de la UdeC, doctor Osvaldo Ulloa.

Este fenómeno, que fue detectado frente a las costas de Iquique y que también ocurre temporalmente frente a Dichato, ha pasado a la palestra internacional ya que se han detentado zonas ZAM en el Mar Arábigo, en el Mar Báltico y en el Mar de China.

“Obviamente nuestra primera intención es que queremos saber cómo funcionan, para lo cual hemos estado haciendo investigación durante varios años”, afirma el doctor Ulloa, quien agrega que “nos hemos encontrado que muchos otros grupos en el mundo también se han interesado en el tema, por lo tanto era necesario juntarlos a todos, juntarnos a discutir y a comparar resultados, para que podamos obtener patrones que se puedan aplicar en todos los sistemas”.

“Desde ese punto de vista cumplimos con las expectativas al traer a todos los expertos mundiales y ver que muchas de las cosas que estamos observando son las mismas que están pasando en otros lugares; es decir, hay patrones que se cumplen para todas estas zonas de mínimo oxígeno”, puntualiza el investigador.

Uno de los elementos críticos que se ha descubierto es la relación entre estas áreas con el fenómeno de Calentamiento Global, estableciéndose mediante modelos matemáticos que el impacto humano ampliará estas zonas.

“Debemos identificar las lagunas que existen en el conocimiento del tema, es decir, definir qué es lo que debemos estudiar en los próximos años. Para predecir qué ocurrirá en el futuro debemos entender cómo funciona el sistema, no sólo como inversión, sino qué cosas podemos hacer como comunidad internacional”, explicó Ulloa.

Otro de los elementos que surgieron de la discusión fue que esta situación del océano puede ampliarse, e incluso afectar profundamente las actividades humanas. “Cuando hay un sistema que se hace anóxico, además se vuelve tóxico por la presencia de Hidrógeno Sulfurado, y esta situación no permite la vida, por lo que los primeros que van a sufrir son las comunidades locales que viven de la pesca”, afirma Ulloa, quien precisa que “de hecho, este fenómeno ya existe frente a Iquique, ¿pero qué sucede si se expande? Nuestras predicciones a través de modelos, al contrario de lo que se podría creer, es que va a aparecer en latitudes más hacia el sur y allí puede ser muy peligroso para la economía”.

De la misma opinión es Dave Karl, miembro del comité del Simposio y quien participó del Premio Nobel entregado a los estudios sobre Calentamiento Global, quien agregó que “Chile tiene a los más prestigiosos científicos expertos en ZMO, experiencia que en todo el mundo se está replicando”. Respecto de la experiencia internacional, puntualizó que “por ejemplo, en el caso del mar Báltico, hoy en día el problema es tal, que están inyectando oxígeno en el agua del mar para poder recuperar estos sistemas, y eso tiene un costo que debe ser provisto por alguien o alguna entidad. Lo interesante es que sabemos que este proceso anóxico no es producto del cambio climático global, sino que es producto directo por la actividad humana, al utilizar fertilizantes y nutrientes que llegan al mar”.

Respecto de los estudios futuros, argumentó que “así como en astronomía, en donde Chile posee una reputación mundial, en el ámbito del estudio de las ZMO, debido a la investigación realizada, tienen mucho que decir”.