Home » Comunidad UdeC » Alumnas de Parvularia del Campus Los Ángeles trasforman escuela en comunidad de aprendizaje
Alumnas de Parvularia del Campus Los Ángeles trasforman escuela en comunidad de aprendizaje
Alumnas de Parvularia del Campus Los Ángeles trasforman escuela en comunidad de aprendizaje
Escrito por Redacción Revista Panorama
27 de julio de 2012

Importantes resultados en el desarrollo de habilidades matemáticas, en niños de kinder y primero básico, ha generado un proyecto de implementación del Modelo de Aprendizaje Dialógico en el área de Matemáticas, en la Escuela Colonia Árabe de Los Ángeles, llevado a cabo desde el  Departamento de Didáctica, Currículum y Evaluación del Campus UdeC en esa ciudad.

La  docente de Educación parvularia y magíster en Educación, Marcela Núñez, coordinadora del proyecto, sostuvo que el Modelo de Aprendizaje Dialógico está basado en evidencias, no en supuestos, ya que se ha demostrado que mejora  el aprendizaje y  aporta al desarrollo  social de los niños y niñas.

“Este  trabajo pone de manifiesto que el  docente debe reorientar  sus prácticas, ya que si bien debe  manejar contenidos,  estrategias metodológicas y evaluación,  a su vez,  debe tener mayor  humildad epistemológica y una gran responsabilidad social que le permita recibir  aportes de agentes educativos de diversos contextos, tales como padres, madres, hermanos, tíos de los niños y niñas, alumnos de cursos superiores de la misma escuela, alumnos universitarios, entre otros”, dijo.

A su juicio, los profesores, junto al equipo directivo de los establecimientos, deben ser capaces de gestionar  procesos de innovación  que involucren  a estos agentes educativos al trabajo de aula.  En tanto, la organización de los niños y niñas en el aula -mediante este modelo- se realiza por medio de grupos interactivos a cargo de un colaborador de aprendizaje. El profesor –explica- debe organizar  a los niños de manera heterogénea; los que saben más con los que saben menos, con el fin de que se apoyen y se produzca mediación entre pares.

Experiencia pionera en Los Ángeles

Marcela Núñez indica que se trata de una experiencia pionera en Los Angeles, donde los padres, apoderados, escolares de cursos superiores de la misma escuela y alumnos de pregrado de la Universidad,  actuaron como colaboradores de aprendizaje en el aula en el área de las matemáticas,   lo que permitió que cada uno  aportara desde su contexto  y  estilo de enseñanza.

Si bien estos colaboradores no eran especialistas en didáctica,  tenían elementos básicos y recursos simples que les permitieron comunicarse con los niños  de manera más directa, señala la académica.

Esta diversidad de colaboradores del aprendizaje dentro del aula aporta a los niños y niñas  en varios aspectos. Uno de ellos es la autoestima:  el hecho de sentir que, aparte de su profesor, existen otras personas interesadas y comprometidas  en su proceso de aprendizaje, y que cada una de esas personas lo realiza de manera responsable y voluntaria,  le permite al niño reconocer que su educación  y él o ella son importantes afirma la académica, quien señaló que la investigación continua con una evaluación del impacto que esta implementación  tuvo en los niños y niñas, padres y/o apoderados, profesores y directivos de la escuela.

Es así como “estableciendo  alianzas estrategias y con sentido entre la Universidad de Concepción y las  escuelas, estamos  colocando la teoría y la práctica al  servicio de lo más importante, nuestros niños y niñas de la ciudad de Los Ángeles”, concluyó la docente, agradeciendo a todos quienes apoyaron esta innovadora iniciativa.

Esto porque, las comunidades de aprendizaje son una invitación al diálogo igualitario y   a que las decisiones educativas sean tomadas de manera conjunta,  y no sólo sean privilegio del  director, jefe técnico y profesores del establecimiento, ya que la participación  de la familia y  comunidad dan mayor democratización y  eficacia al proceso educativo.

La investigación pudo desarrollarse mediante el trabajo de los profesores de la escuela, Rosa Riquelme, Antonieta Pérez,  Lorena Gallardo,  Bernardita Araya, y al equipo directivo, encabezado por Lucy Quintana.

Además, se contó con la participación activa de las alumnas seminaristas de la carrera de Educación Parvularia Gabriela Castillo, Angélica Figueroa, Valentina Ibáñez, Paola Saavedra, Mariana González y Roxana Parada. Núñez también destacó la colaboración de alumnos de otras especialidades y el apoyo incondicional de estudiantes de Instituto Virginio Gómez y de la académica del Campus, Irma Lagos.

Dania Pincheira
Campus Los Angeles