Expectativa/realidad

Yanella.jpg

Yanella Burgos Seguel
Trabajadora Social
Coordinadora de Empleabilidad
Casa de Exalumnos UdeC

 

A todos nos gusta soñar. Es gratis. Cuando somos jóvenes soñamos con cómo será nuestra vida, a qué nos dedicaremos, definimos de manera prematura en qué somos buenos y en que no, y muchas veces dejándonos influenciar de más por la expectativa de nuestras familias, profesores, amigos, etc.

Las personas formamos una expectativa a otros y a nosotros mismos cuando logramos ver más allá de nuestro presente y nos proponemos un futuro con determinadas características: un buen trabajo, pasarlo bien, salir, conocer gente, tener la anhelada libertad para hacer de todo y que en un momento nos quitó el sueño. Estas expectativas, a veces realistas y a veces no tanto, las basamos en nuestra realidad y en nuestros sueños y para hacer de ellas un hecho nos proponemos objetivos y metas que queremos cumplir.

Yo diría que aunque las personas cumplan sus objetivos y metas al pie de la letra, la gran mayoría no cumple sus expectativas, el factor sorpresa siempre nos asalta por la espalda. Muchos de los objetivos que nos proponemos no serán cumplidos por uno u otro motivo y, por el contrario, a pesar de haber seguido una estrategia infalible para lograr cada una de nuestras metas, siempre surge algo inesperado en el camino, a veces positivo y a veces no, pero de alguna manera nos impide vivir la experiencia tal cual la habíamos soñado.

Esta reflexión la hago, no porque sea pesimista, sino para exponer el verdadero valor que veo en tener expectativas de vida, ya que esta mezcla entre los sueños y la realidad nos motiva a seguir adelante, a hacer cosas nuevas, a seguir estudiando, a cambiar de trabajo, y considero que no deben ser vistas como una condena. Si en algún momento de tu vida no lograste cumplir con tus expectativas, eso simplemente quiere decir que es momento de reevaluar tus sueños y realidad, llegando a un mejor equilibrio, pero en ningún caso quiere decir que debas cargarlo hasta tu último día como un fracaso.
Si por casualidad estás buscando trabajo, cambiando de carrera o en alguna situación similar, te  sugiero revisar tus expectativas y considerar nuevas opciones.

 

Anterior                                                                    Volver a Columnas

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile