La autoevaluación, un pilar para el desarrollo de nuestra carrera profesional

yanella2_1_1.jpg

 

Yanella Burgos Seguel
Trabajadora Social
Coordinadora de Empleabilidad
Casa de Exalumnos UdeC

 

El término empleabilidad se refiere a la capacidad que tiene un individuo para encontrar, mantener o cambiar de empleo.

De acuerdo a diversos autores la empleabilidad se sustenta en determinadas habilidades personales que al ser desarrolladas aumentan el nivel de esta capacidad, éstos son los llamados pilares de la empleabilidad. Entonces, si notamos que al comparar nuestro nivel de empleabilidad con otra persona en las mismas condiciones (carrera, área de desempeño, contexto, etc.), estamos en desventaja, es el momento oportuno para hacer una autoevaluación, en base a cada pilar y posteriormente ver qué materia es la que debemos reforzar.

1.- Autoconocimiento: Antes de efectuar cualquier movimiento aparentemente ventajoso debemos tener claridad respecto a nuestras propias características tanto personales como profesionales. Por ejemplo, en qué ámbito me desenvuelvo mejor, qué es lo que me motiva, cuál es mi área de desarrollo profesional (docencia, trato directo, equipo multidisciplinario, etc.). Una vez que conozcamos mejor quienes somos será más fácil definir nuestro perfil.

2.- Saber mostrarse profesionalmente: Una vez que nos conozcamos mejor el paso siguiente es ser capaces de expresar nuestro talento, haciendo uso de todas las herramientas posibles, es decir, debemos poder transmitir nuestro perfil profesional a través de medios escritos (cv, cartas de presentación, correos electrónicos, etc.), medios verbales (discurso claro y coherente de lo que hacemos y queremos lograr, incorporando herramientas como técnicas para mejorar la dicción, regular el volumen y tono de la voz, etc.) medios no verbales (postura, expresión facial, tics, etc.) medios tecnológicos (adaptar perfiles de redes sociales, incorporarse a círculos de profesionales, etc.) y finalmente ir mejorando progresivamente nuestra red de contactos (antiguos colegas, familiares, vecinos, compañeros de universidad, asistir a ciertos eventos como charlas, seminarios, etc.)

3.- Educación y formación: Para desempeñarse profesionalmente es necesario tener un piso mínimo, posteriormente la experiencia irá moldeando nuestro trabajo e intereses, sin embargo esto siempre se debe complementar con otros estudios, la educación debe ser continua, esto nos ayudará con nuestro proceso de especialización, será un respaldo de nuestros conocimientos y nos mantendrá al día con temas de interés actual. Las temáticas y modalidades son variadas, permitiéndonos elegir aquellas alternativas que mejor se adapten a nuestras necesidades (número de horas, valores, etc.).
4.- Diseñar nuestra carrera: Nuestras características, formación y entorno, nos sitúan en un contexto que será nuestro punto de partida, donde debemos empezar a fijar metas y objetivos en el corto, mediano y largo plazo. Cuando ya tenemos una ruta que seguir (siempre manteniendo cierto margen de flexibilidad) avanzar no sólo es más fácil sino que podemos hacerlo con mayor seguridad.

Analizar cada uno de estos pilares nos ayudará a tener más claridad sobre las herramientas que tenemos y las que necesitamos para ser los protagonistas de nuestra historia.

 

Anterior                                                                            Volver a Columnas

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile