China versus India. El conflicto por los Himalayas vuelve a aparecer

mapa.jpg

 

Karen Isabel Manzano Iturra

Profesora de Historia y Geografía.
Diplomada en Estudios Políticos y Estratégicos y
Magíster en Ciencias Políticas, Seguridad y Defensa,
ANEPE-UDEC

Doctorando en Estudios Americanos de la USACH

 

 

Durante los últimos días, la atención mundial se ha concentrado en dos áreas de interés: la tensión de Corea del Norte (que sigue lanzando misiles al mar de Japón) y la crisis institucional de Venezuela (especialmente tras las pasadas elecciones para una Asamblea Constituyente). Pero más allá de lo que muestran los noticiarios, hay un tercer foco de tensión entre dos grandes potencias, una de nivel mundial y otra emergente, que cuentan con arsenales nucleares y que en estos días ha alcanzado mayor gravedad: China e India.

La historia de estos dos gigantes es milenaria, y sus orígenes se remontan a varios siglos de antigüedad. Un ejemplo de ello son las relaciones comerciales durante la dinastía Han, cuyos intercambios se realizaban a través de la Ruta de la Seda y que conectó a China con la India, además del influjo de esta última en la religión china por medio de las enseñanzas de Buda. Sin embargo, aunque las influencias son notables, también lo son las diferencias, surgidas a fines del siglo XIX entre China, India, Gran Bretaña y el Tíbet. Instalados en la India, los británicos reconocieron al Tíbet y su gobernante, el Dalai Lama, como autónomos, por lo que establecieron la frontera entre ambos en la llamada línea Mc Mahon (1914) algo que China desconoció pues el Tíbet constituía desde su punto de vista un estado vasallo. Tras la independencia de India, surgieron dos zonas en disputa: Aksai Chin – ocupada por China pero considerada ilegal por India – y Arunachal Pradech – ocupada por India y considerada por China como parte del Tibet, ambas debido a los alcances de la línea acordada en 1914, unidas al asilo político del nuevo Dalai Lama en 1959 en India. Estas diferencias generaron la guerra sino – india de 1962, cuando los enfrentamientos se concentraron en Arunachal Pradech, los cuales terminaron en miles de víctimas, el ejército indio derrotado y una inminente invasión china al sur, algo que se evitó con el cese al fuego por parte de China y la ocupación de zonas que consideraban propias. Estos conflictos vuelven a aparecer en 1967 y 1987, pero sin alcanzar la envergadura de 1962.

    No obstante, la controversia de los Himalayas vuelve a resurgir. El 27 de junio pasado, un incidente en el paso de Nathu La, entre las regiones de Sikkim (India) y Tíbet (China) provocó nuevamente las diferencias, cuando China aludió a que guardias indios de la frontera entorpecieron las actividades normales en el lado chino, mientras que India aludió a una incursión china en su territorio y el bloqueo de peregrinos indios al Tíbet. Esto llegó a las más altas esferas de gobierno ya que en “una declaración publicada por el Ministerio de Defensa chino dijo que el hecho "había puesto en peligro gravemente la paz y la tranquilidad en las áreas fronterizas". (BBC Mundo 29/06/17). La complejidad de este incidente provocó una escalada entre ambos países, ya que durante el mes de julio se mantienen las declaraciones, aumentando la tensión no solo entre los gobiernos de Nueva Delhi y Beijing, sino que también porque Bhutan, uno de los pequeños estados de los Himalayas se encuentra en medio de la zona del conflicto. Durante el mes de julio, las informaciones demuestran que "las tropas fronterizas chinas han tomado medidas de emergencia y en la zona y reforzarán su despliegue y su entrenamiento", declaró ante la prensa el portavoz del ministerio chino de Defensa, Wu Qian, e instó a India a retirar sus tropas. (Infobae, 24/07/17) algo que es una clara muestra de poder y del grado de dificultad que está alcanzando este problema fronterizo.

Esto también ha perjudicado otras instancias de conversaciones, como la reunión de los altos funcionarios de seguridad de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudafrica) donde también la crisis de los Himalayas se ha presentado, y donde el ministro de Defensa Wu Quian declaró que “"la determinación y la voluntad" de su país para salvaguardar la seguridad y la soberanía nacional "es inquebrantable" y advirtió a la India de que "no tiente a la suerte y no se aferre a fantasías” (RT 28/07/2917). Una advertencia de estas características demuestra que para ambos estados, el recrudecimiento del conflicto es ampliamente notorio. Por su parte, India ya se estaría preparando ante un eventual ataque en la frontera donde periodistas indios han explicado que “se están instalando nuevos refugios, el terreno está siendo minado para evitar un ataque preventivo chino, se han construido nidos de ametralladoras en puntos estratégicos y los soldados están realizando simulacros de combate al menos dos veces al día” (El Mundo 29/07/17)

    Sin duda, el mundo está concentrado en otros problemas, pero este incidente de los Himalayas puede generar reacciones en cadena impensadas. No estamos hablando de dos pequeños países, sino que dos enormes economías, la mitad de la población mundial involucrada y ambos con arsenal nuclear. Occidente, que solo ha pensado en un conflicto en la península de Corea no está considerando las consecuencias de un enfrentamiento de este tipo, donde los nacionalismos y ánimos de revancha están más presentes que nunca. Esto se ve reflejado en el 90 aniversario de Ejército Popular de Liberación, en que Xi Jingping explico "El pueblo chino quiere la paz. Nunca buscamos la agresión o expansión, pero tenemos la confianza para derrotar todas las invasiones. Nunca permitiremos que ninguna persona, organización o partido político separe ninguna parte del territorio chino del país en ningún momento ni de cualquier forma" (Xinhua, 01/08/2017). A buen entendedor, pocas palabras. Sin duda, un tema en observación.
 

Anterior                                                                                              Siguiente

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile