Dime por qué

carlos columna_0.preview_7_0_2.jpg

Carlos Contreras
Abogado
carloscontreras.quintana@gmail.com

 

Sólo es necesario sentarse unos momentos a meditar para constatar que existen situaciones en nuestro Estado de derecho que no son lógicas, no tienen una explicación razonable o, derechamente, se miden y valoran de manera distinta en situaciones similares. Nuestro sistema democrático y republicano se viene desnudando hace rato y da cuenta de situaciones que ya no pueden extenderse en el tiempo. Como nadie se hace cargo de estas interrogantes, simplemente hago la consulta a persona indeterminada… quizás en algún momento tenga una respuesta satisfactoria.

Por qué los magistrados, los jueces de la República, tienen que jubilarse a los 75 años y los que ejercen la actividad política, especialmente senadores, diputados y ministros de Estado no.

Por qué los jóvenes son responsables penalmente a los 16 años y no pueden ser ciudadanos, emitiendo voto, a la misma edad.

Por qué existen sistemas previsionales distintos que benefician a algunos con pensiones similares a sus ingresos en la vida activa y a otros les conceden pensiones equivalentes un veinte por ciento de lo que ganaban.

Por qué se defiende la familia, en términos de discursos e ideales, pero no se define familia en nuestra Constitución, ni en nuestra legislación.
Por qué hoy existe preocupación por los niños usuarios del Sename y ayer eran invisibles.

Por qué existen cárceles con comodidades y segregación para algunos y otras en que los internos están hacinados y con riesgo de su integridad física.
Por qué en el siglo XXI el Estado no llega a todos los territorios y ciudadanos de la República.

Por qué, al ser este país más poderoso económicamente los habitantes tienen mayor descontento.

Por qué mientras más sistemas judiciales existen para proteger a los ciudadanos, como las leyes de protección al consumidor y sistemas de denuncias, la sensación de seguridad y certeza es menor.

Yo tengo algunas respuestas, pero es interesante ver cuáles son las que emanan de cada habitante de este país, pues lo más probables es que el resultado no sea grato.

Columna publicada en La Prensa Austral

Anterior                                                                                Siguiente

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile