La inserción laboral es un proceso

yanella2_1_1.jpg

Yanella Burgos Seguel
Coordinadora de Empleabilidad
Casa de Exalumnos
Universidad de Concepción

 

La inserción laboral es una etapa que impacta fuertemente la vida de una persona ya que además involucra un cambio de status social y personal que se da simultáneamente, en este sentido un joven profesional debe enfrentar y manejar la expectativa, propia y de quienes lo rodean, de cómo será su vida a partir de ahora: tendrá que independizarse, posicionarse en un buen trabajo y en general insertarse en un círculo que hasta el momento le ha sido ajeno y por si fuera poco, debe hacerlo de una manera y en un período de tiempo apropiado.

Cuando socialmente se nos ha inculcado que la fórmula para vivir bien es, a grandes rasgos: estudiar, trabajar y casarse, y uno como buen hijo y orgullo de sus padres ha seguido fielmente los pasos indicados, es más que necesario aprender a contextualizar la realidad actual.

Para comenzar, la inserción laboral no es automática, sino más bien un proceso que en nuestros días es muy distinto a los días de nuestros padres y/o profesores. Hoy en día la inserción laboral puede llegar a tomar varios meses e involucrar factores que anteriormente no se consideraban. En este contexto, es muy probable que tu proceso no se dé como te lo contaron y necesites adquirir nuevas y mejores herramientas para enfrentar este desafío.

Si ahora te encuentras en esta etapa y no es como lo esperabas, ya sea porque te esté tomando mucho tiempo o porque no has visto mayores resultados, entonces debes tomar cartas en el asunto, ya que a medida que transcurre el tiempo la frustración empieza a aparecer junto a sus consecuencias negativas.
Si tu búsqueda de trabajo ya excedió el periodo razonable a tu punto de vista y te sientes atrapado en una situación de la que no sabes cómo salir, entonces debes buscar apoyo para evitar consecuencias mayores como el estrés e incluso una depresión.

Cualquiera sea el caso, debes tomar el control de la situación, lo que básicamente se traduce en actitud y conocimiento. Lo primero es actitud positiva, pues como seres humanos la tendencia natural es a cuestionar y arrepentirse de las decisiones tomadas: “por qué elegí esta carrera”, “debería dedicarme a otra cosa…”, “no entiendo qué pasa...”, etc. Una actitud positiva es el pilar de la motivación que nos llevará a buscar alternativas para cumplir nuestras metas y evitar la frustración. Por otra parte, el conocimiento no es aquel que adquirimos en la universidad, sino más bien el que se refiere a nosotros mismos (autoconocimiento) y a la realidad de nuestro rubro de trabajo, y es ese escenario especifico el que debemos conocer, cómo funciona y qué necesito para estar ahí, cuáles son mis herramientas de trabajo, qué tengo, qué me falta y qué debo mejorar.

Al contar con esta base puedo definir con mayor facilidad cuáles serán las acciones que permitirán mejorar mi empleabilidad, por ejemplo, si luego de realizar este análisis descubrí que mi red de contacto laboral es más amplia en la universidad, entonces hay que partir por ahí y acercarse nuevamente.

Te recomendamos leer esta nota sobre cómo evitar la frustración.
 

Anterior                                                                                       Volver a columnas

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile