La asertividad en el trabajo

yanella2.jpg

Yanella Burgos Seguel
Coordinadora de Empleabilidad
Casa de Exalumnos UdeC

 

La comunicación es elemental en nuestra vida diaria, pues nos ayuda a mantener buenas relaciones interpersonales en todos los ámbitos incluyendo el laboral. En ésta área, el comunicarnos adecuadamente con nuestros compañeros, jefes o subordinados puede hacer la diferencia entre desarrollar o no un buen trabajo en equipo y cumplir las metas propuestas.

El estilo de comunicación más adecuado es el asertivo, que corresponde a un punto medio entre el pasivo y agresivo. Para desarrollar este equilibrio, debemos poner en práctica día a día algunos sencillos consejos como, por ejemplo, mantener una postura adecuada y erguida, mirar a los ojos a la otra persona, mantener un tono y volumen adecuado durante la conversación, mostrar seguridad y firmeza al momento de hablar, dejar espacio para que el otro también se exprese y procurar que al enfatizar algunas palabras o frases lo hagamos a través de nuestros gestos y sin elevar excesivamente nuestro tono de voz.
A continuación también te dejamos una serie de técnicas que nos permiten desarrollar la asertividad.

1.- Primero que todo, “auto-obsérvate” e identifica con claridad los momentos o circunstancias en que se dan tus comportamientos poco asertivos, este es el primer paso para cambiar este tipo de conducta.

2.- Reduce la ansiedad, para ello puedes usar utilizar 2 técnicas muy sencillas, la relajación y la respiración. Haz de esto una costumbre, realiza a diario unos minutos ejercicios de relajación y respiración y verás cómo ayudarás a tu cuerpo a calmar la ansiedad y andar más relajado.

3.- Por otra parte, en situaciones de tensión o donde se pueden generar discusiones, utiliza diferentes técnicas para evitar llegar al conflicto:

a)    Conocida como “Técnica del disco rayado” consiste en repetir el mismo argumento una y otra vez, de forma paciente y tranquila evitando entrar en discusiones.
b)    Otra de las técnicas es el “Banco de niebla”, que radica en enfrentarse a una situación conflictiva   con un tono de voz calmado y convincente, dando la razón a la otra persona, transmitiéndole que tiene razón en ciertos aspectos.    Esta técnica implica ponerte en el lugar del receptor y ceder, aceptando otros puntos de vista frente a un mismo tema.      
c)    Analiza y relativiza la importancia de la temática que se discute ¿será tan importante generar un conflicto por X tema? , en muchas ocasiones por diferentes motivos, no relacionados al trabajo precisamente, entramos en discusiones sin mucho sentido y que finalmente no nos llevarán a ninguna parte,
d)    Otra técnica para tener en consideración es, con calma y voz serena, posponer la discusión para otro momento, donde ambas partes tengan tiempo de analizar la problemática causante del conflicto y luego abordar la temática, controlando de mejor manera la situación.
e)    Por último ignora, no sigas la discusión. En este punto debes tener mucho cuidado con tu lenguaje verbal y no verbal, debido a que podrías generar el efecto contrario.

Por último, no olvides que el verdadero trabajo está en el cambio de actitud y de costumbres así que evalúa cuál es tu estilo de comunicación y cuál de éstas técnicas es la que más debes trabajar.

Anterior                                                                 Volver a Columnas
 

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile