Exalumnos en el Mundo

Alonso.jpg

Alonso Pizarro, ingeniero civil hidráulico cursando doctorado en Italia

“En un futuro  me gustaría volver  a la Universidad, retribuir todo lo me ha dado”

 

Alonso Pizarro nació en Los Ángeles y a los 7 años se trasladó a Concepción. Gran parte de su infancia vivió muy cerca del campus, así que el Barrio Universitario fue el escenario de los sus juegos y paseos familiares. Siempre ha sentido la UdeC como su casa y por eso fue la primera opción al postular a la universidad.

Tenía claro que quería ser ingeniero civil, y al inicio su intención era dedicarse a la ingeniería estructural. “Es la más llamativa, porque vivimos en la ciudad alrededor de edificios y es lo que vemos en Discovery Channel,  las megaestructuras”, señala. Al cursar las asignaturas básicas empezó a conocer otras posibilidades dentro de la ingeniería civil y en cuarto año, al decidir la especialidad, optó por Hidráulica.

A fines del año 2011 recibió la beca Ping-DAAD, para realizar estudios por un año en Alemania. Tras tomar un curso de alemán en el departamento de Idiomas Extranjeros, que era requisito de la beca, partió en el mes de agosto a la Universidad Técnica de Braunschweig, en la ciudad de mismo nombre, junto a dos estudiantes de Ingeniería Aeroespacial y uno de  Ingeniería Civil Agrícola.

Al llegar a Alemania vivió el cambio de hablar y escuchar alemán una hora a la semana, a hacerlo durante todo el día.  “Antes de ir a Alemania sentía que no tenía aptitudes para los idiomas, porque nunca los había necesitado tanto y no los había estudiado con dedicación. En Alemania me di cuenta que no se me hizo tan difícil, que el alemán es una lengua que me gusta y cuando tengo la posibilidad de hablarlo lo hablo. Incluso me gusta como el idioma de toda mi vida y se me hizo mucho más  fácil que a mis compañeros”, detalla.

También debió adaptarse a la cultura y la forma de ser de los alemanes.  Reconoce que “fue una experiencia que me cambió, los alemanes son súper fríos, objetivos y puntuales.  Las mujeres son un poco más sensibles que los hombres, pero incluso más frías que los hombres de acá”. Como viene de una familia de 5 hermanos, donde la casa siempre estuvo llena, estar solo fue una experiencia nueva, pero cree que la pudo sobrellevar mejor de lo que el mismo esperaba.

En lo académico la experiencia también fue positiva. “En  Alemania me di cuenta que nuestra formación de pregrado era bastante buena, un buen estudiante de acá está a la par con un buen estudiante alemán. Se puede conversar y debatir, y tenemos algo a favor ,que es un poco más de motivación”, asegura.

Precisamente ese extra de motivación fue lo que lo llevó,  al retornar a  Chile en agosto de 2013, a retomar el pregrado e ingresar simultáneamente al programa de Magister en Ciencias de la ingeniería. “Al volver quise tomar el magister de inmediato y por el programa de articulación pude hacerlo. Tuve que tomar un poco más de asignaturas, pero la recarga no está ahí, sino en la investigación, en la tesis, porque ahí depende solo de ti”, sostiene.

Se tituló de pregrado en agosto de 2015 y del magister un mes más tarde. En abril ya se había adjudicado una beca de doctorado, para participar de un proyecto de investigación en la Università degli studi della Basilicata (UNIBAS), en Italia.

“Se me dio la oportunidad de postular a este proyecto grande de la unión europea, por el que estoy en el doctorado actualmente. Lamentablemente no estaba Alemania entre los países participantes, pero sí estaba Italia y había un profesor que trabajaba en temas que me interesaban. Es un gran proyecto europeo, el equivalente más o menos a los Fondecyt , pero es europeo, en que se unen varios países y profesores”, señala Alonso.  

El ingeniero explica que la magnitud de este tipo de proyectos, que son multimillonarios, hace necesario integrar estudiantes  y académicos de otras latitudes. “De ahí nacen muchos programas tanto de doctorado  como de intercambio de profesores en todos los niveles, de pregrado, magister y doctorado. Muchos estudiantes de Sudamérica  tienen la posibilidad de ir a  Europa, en varias universidades, no solo UNIBAS,  y a su vez estudiantes y profesores europeos tienen la posibilidad de  venir a Sudamérica, entonces se genera una relacion académica de amistad”.

El proyecto del que Alonso participa como investigador  está relacionado con restauración y protección del patrimonio cultural. “Yo como ingeniero hidráulico estoy interesado en puentes. En este caso, Italia es una buena opción por todas las ruinas que existen de acueductos y puentes romanos, que por catástrofes naturales se pueden perder, se pueden caer, pueden fallar” , explica.

Respecto de sus planes, como está recién casado espera disfrutar con su señora en Italia mientas  termina el doctorado y “en un futuro  me gustaría volver  a la Universidad, retribuir todo lo me ha dado y motivar a las nuevas generaciones. Para mí la UdeC es familia y es un lugar donde las cosas se hacen bien”, finaliza.

Anterior                                                                                Web programa radial

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile