El primer paso

david neira.jpg

 
Por David Neira
HR business partner en trabajando.com
Máster en Dirección de RRHH, UDEC
Diploma de Negocios del Nazareth College, NY-USA.

 

 

En Chile la  selección de personal así como diversas prácticas organizacionales se han actualizado bastante acorde al correr de los tiempos, y a pesar de encontrarnos aun con empresas que se  inician desarrollando políticas de contratación basadas en competencias, al menos la tendencia internacional y nacional es clara hacia la externalización del servicio de selección, lo cual implica un mercado cada vez más competitivo y especializado al momento de buscar talentos.

Como en todo orden de cosas, donde hay un nicho de huevos de oro, habrá muchos interesados en acceder a cosechar sus frutos, al ser bajas las barreras de entrada a la industria de la consultoría, y buenos los márgenes de ganancia, así como los trade off. Esto implica que inclusive los “expertos” en el área podrían no serlo tanto,  encontrándonos con prácticas de selección perfectibles, tendencias obsoletas o técnicamente mal planteadas que utilizan las empresas prestadoras de un servicio conveniente por donde se le mire.
A pesar de todo ello, la tónica del proceso es consistente, funcionando como un gran embudo donde destilan al final los mejores.   

Sin embargo la escases del talento es un problema para los reclutadores, lo que hace complejo concretar el servicio, debido a la baja especialización profesional - aún no contamos con el 1% de la población con estudios de postgrado - o  la baja participación económica de la mujer - que no alcanza el 40%,  entre otras razones por falta de oportunidades y mejores prácticas de flexibilidad laboral - pero hay también una factor poco descrito que a vista del selector profesional se atribuye a la capacidad de afrontar con éxito la búsqueda laboral.

Hay grandes talentos que tienen dificultades para encontrar su oportunidad.
¿Y qué es lo que se requiere? En esta edición nos remitiremos al paso inicial.
En la visión de la empresa, la raíz del asunto es siempre atribuible a un factor productivo, agregar una unidad de trabajo para incrementar la productividad marginal. En sencillo, contar con alguien talentoso que le dé un valor añadido a lo que hacemos como empresa, permitiendo incrementar las ganancias de ésta.

Y desde el candidato, lo lógico será presentarse ante la compañía con una deseable propuesta personal, un buen branding – dicen los siúticos - ,  construir una marca personal, venderse bien le llaman otros.

Esto último calza muy bien con la sabiduría popular del chileno de que “todo entra por la vista”, por lo mismo un buen currículo es la primera entrada en esta competencia. Los hay de todos tipos y colores, pero si usted no es diseñador o artista gráfico, todavía prefiera la sobriedad y la pulcritud. Es adecuado preguntarse en un breve párrafo qué me define como profesional y aquello que me distingue, lo demás es preferible transmitirlo en una entrevista.

Su experiencia, en el caso de poseerla, es una de las cosas más importantes, aunque no es necesario contar un día de trabajo. Basta que sólo agregue de forma precisa algunos logros y expresarlos  de la forma más cuantitativa posible.
Su formación también es importante, aunque, recuerde otro dicho chileno “menos es más”. Es suficiente que fuera de su especialidad imprima aquellos cursos estrictamente ligados a la función que opta, a menos que crea que es deseable incluir el taller de origami oriental que hizo por correspondencia.

Y no descuide jamás que lo más importante es facilitar su contacto, por lo tanto es indispensable que incorpore estos datos de manera clara y sucinta, inclusive su skypename y  linkedin, con lo cual iría sobre la ola de la tendencia mundial.  
Un elemento diferenciador será que no salga del mercado y mantenga actualizadas sus cuentas, ya que las redes sociales han tenido un crecimiento cuántico para encontrar talentos a nivel mundial, y los reclutadores estarán incluso disponibles a buscar en aquellos perfiles inactivos para completar las vacantes. Piense que solo el 25% de la fuerza laboral mundial está en búsqueda activa, abierto a las oportunidades, chequeando regularmente las novedades de la industria,  mientras que el resto cada vez con más fuerza está siendo incorporado a los procesos de reclutamiento, recibiendo ofertas interesantes e inesperadas.

Por lo tanto, tome un tiempo para actualizar su CV y revíselo con algún conocido, de modo que exprese un mensaje claro y rápidamente active sus redes. Sea estratégico al agregar contactos, y cuando esté listo póngalo en la nube y deje que el viento también haga su trabajo.

Anterior                                                                                   Siguiente

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile