Exalumnos en el Mundo

Enrique.jpg

Enrique Araneda, psicólogo trabajando en México

"El mundo rebosa de oportunidades que gritan por ser aprovechadas" 

 

Enrique Araneda se tituló de psicólogo en enero de 2012 y a los 6 meses ya estaba trabajando en Guadalajara  para de Hershey México, empresa perteneciente a The  Hershey  Company, la compañía internacional de manufactura de dulces y chocolates número 1 en Estados Unidos.

Antes de Psicología, Enrique pensó en Ingeniería Electrónica o en Telecomunicaciones, dado que siempre le gustó mucho la física y la matemática.  Sin embargo, a la hora de tomar la decisión “caí en conciencia de que no quería dedicar el resto de mi vida a una actividad que dependiera de algo tan inerte como la electricidad o los componentes electrónicos. Me parecía sumamente interesante cómo las personas estaban influenciadas por tantos factores psicológicos y sociales, factores que terminaban por esculpir lo que eran en la vida y  quería estudiar y ser capaz de trabajar sobre esto”, explica.

Confiesa que no estaba seguro sobre la Universidad donde estudiaría, hasta que “una persona que en ese entonces admiraba, me dijo que más allá de la formación profesional, la experiencia universitaria que podría otorgarme la UdeC, matizada por su tradición, prestigio y diversidad, no podría obtenerla en otro lugar y al final, marcaría una diferencia. Pienso mucho en cómo sería mi vida hoy si no hubiera recibido esa llamada”, reflexiona.

En su opinión, los psicólogos de la UdeC en general se caracterizan por una fuerte conciencia social y política, debido al fuerte enfoque en psicología comunitaria y el desarrollo en métodos más cualitativos de investigación. “Veo a varios de mis compañeros como ideales para ocupar posiciones en instituciones gubernamentales de apoyo social, municipios, organizaciones sin fines de lucros e instituciones educacionales; más que encerrados en consultorios privados o trabajando como freelance en el área laboral. Vale decir que al ser la formación bastante extensa, es posible orientarse a tu área de mayor interés”, señala.

¿Cómo fue tu vida universitaria?

Como la vida misma, con altos y bajos. Desarrollé una devoción por la mayoría de las asignaturas que cursé, lo cual me permitió mantener siempre buenas calificaciones y mi autoestima académica alta. También siempre tuve el apoyo de mis compañeros, con quienes pasamos interminables horas en los distintos rincones de la biblioteca y buenos ratos en las fiestas, juntas, conciertos y carretes. Mi facultad siempre estuvo muy marcada por conflictos políticos y estudiantiles.  Y si bien pude abrir mi mente y simpatizar con necesidades y demandas de la gente que antes desconocía, me fue difícil identificarme con el modo en que se expresaban dichas demandas, por lo que no participaba de actividades como paros, tomas y asambleas.

 Para mi suerte, encontré a AIESEC, organización en la cual encontré un camino de desarrollo personal y profesional a través de viajes, congresos, gente extraordinaria, desafíos, multiculturalidad y aprendizaje. Así trabajé dos años completos en AIESEC, principalmente en Recursos Humanos, organizando reclutamientos, creando programas de Mentorship, diseñando programas de reconocimiento, asistiendo y facilitando sesiones en congresos internacionales (entre ellos uno en Argentina), llegando a ser Vicepresidente de recursos humanos.  Cuando pienso en la Universidad, pienso en AIESEC y en las increíbles experiencias y amigos que siempre atesoraré.

¿Así surgió tu decisión de probar suerte en el extranjero? 

Creo que todo comenzó en mi último año en el  Colegio Alemán de Concepción, cuando con 17 años, tuve la oportunidad de irme de intercambio a Alemania por 3 meses. Me empapé de una exquisita cultura, con un orden público casi perfeccionista y gente maravillosa. Como si fuera poco tuve la experiencia inolvidable de recorrer Europa (Alemania, Italia, España, Francia, Holanda) con mis dos mejores amigos. Cuando regresé, no solo trajé una maleta llena de chocolates y souvenirs; traje conmigo el anhelo de querer ver más del mundo y la convicción de formar parte de algo "grande".

Después de esto, dos hitos importantes fueron ingresar a Psicología en la renombrada Universidad de Concepción y unirme a la organización internacional de jóvenes más grande del mundo; AIESEC. De muy temprano me fui convenciendo de que para distinguir, tenía que hacer la diferencia. 

A fines del 2009, con 21 años, cumplí mi deseo de salir nuevamente de Chile. Postulé y gané una beca para estudiar psicología un semestre en la Saint Cloud State University en Minnesota, EEUU. No teniendo a nadie más que a mis recientes amigos como familia, experimenté  la cultura americana en su máxima expresión. Pasé de lo terrible que  fue vivir a la distancia la angustia del terremoto 8.8, para el cual organizamos un evento donde recolectamos más de  un millón en 3 días; a lo increíble, cómo fue conocer Chicago y Nueva York, y asistir a la boda de unos amigos que se enamoraron en el tiempo que estaban ahí.

¿Cómo surgió la oportunidad de trabajar en México?

Luego de Estados Unidos regresé a Chile para terminar mi tesis y mi carrera. Aproveché el contacto con mi profesor americano, el Dr. Melcher,  para hacer con mi grupo de tesis un estudio transcultural sobre valores humanos y obtuvimos la calificación más alta.  El 2011 realicé mis prácticas profesionales, una de ellas en ESSBIO en el área de Recursos Humanos y me titulé de psicólogo en enero del 2012.

Al poco tiempo resolví que el camino que debía seguir estaba claro. Era el momento para enrolarme al programa de pasantías internacionales de AIESEC e irme a trabajar al extranjero. En el plazo de un mes fui seleccionado para formar parte del equipo de Adquisición de Talentos de Hershey México. 

A mediados de 2012 llegué a Guadalajara. Desde entonces soy responsable, junto a mi jefa, del reclutamiento y selección de todo el personal administrativo de Hershey México a nivel nacional. Adicionalmente, estoy a cargo del programa de inducción y onboarding de los nuevos ingresos. El clima laboral que se vive en Hershey’s es muy grato y hay varios programas que hacen más agradable el trabajo, como el “flextime” (en que tu defines tu horario de ingreso y salida), “home office” (pudiendo trabajar desde casa si gustas), “summer hours” (saliendo más temprano los Viernes en las fechas de verano), entre otros.

 ¿Cómo ha sido la experiencia de vivir en Guadalajara?

Me cuesta encontrar palabras para describirla. Son tantas las experiencias extraordinarias que he vivido, los lugares asombrosos que he visto, la gente sobrecogedora que he conocido; que tengo un profundo sentimiento gratitud hacia todos quienes me de una u otra forma hicieron esto posible. Estoy enamorado de México, de Guadalajara, de su tequila, sus mariachis, sus personajes icónicos (El Chavo del 8, Cantinflas, Santos, la Catrina, los charros), su música banda y norteño, su infinita variedad de comida (tacos, enchiladas, chilaquiles, tamales, posole, lonches, mole, carnitas, flautas, sopes), su devoción por el arte y la cultura, sus centros históricos, sus pueblos mágicos, sus miles de playas tropicales, su historia colonial (con Hidalgo, Zapata, Pancho Villa, Frida Caro) y precolombina (Aztecas, Mayas, Teotihuacanos, Huicholes) y sus tantos sitios arqueológicos. México es mágico y siento que he encontrado un segundo hogar aquí.

¿Cuáles son tus planes? ¿Pretendes volver a Chile, quedarte en México, ir a trabajar a otro país?

De forma curiosa, como consecuencia de descubrir este gran país, me he re encantado con Chile. Creo que tenemos un país igual de maravilloso, con una gran riqueza cultural e histórica que aún no he explotado. En un par de meses termino de trabajar en Hershey's, luego me tomaré uno o dos meses para viajar por México  y Sudamérica, y pretendo regresar a Chile antes de fin de año. Estoy consciente que hay muchas oportunidades laborales por aprovechar en el extranjero, pero de momento quiero regresar a mi tierra, reunirme con mi gente y sentar cabeza por un tiempo.

Hoy más que nunca tengo la convicción que el mundo rebosa de oportunidades que gritan por ser aprovechadas por gente proactiva y osada. No hay excusas para llegar a donde quieres, más que las propias barreras.

 

 Anterior                                                                                        Siguiente

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile