La Visión del Experto

Un café conmigo

  

Cristina Montiel Rodríguez

Docente en Autoconocimiento para el Emprendimiento

 en el Programa Emprendo y de la Fac. de Ing. Agrícola en la UdeC

Ing. Agrónomo, Coach y Profesora de Biodanza

 

La vida, que sepamos conscientemente, es una  sola, por esto hay que vivirla lo más grandiosamente que podamos. Tenemos que hacernos cargo de ella, hacer que suceda lo que queremos; esta vida por supuesto incluye el aspecto laboral, a la que le dedicamos una buena parte de ella, a veces, muchas veces en estas latitudes, demasiado. Es un paradigma nuevo para muchos el diseñar la vida laboral, pensar que es lo que quiero realmente y salir a buscarlo, o incluso crearlo si no lo encuentras. Por supuesto que hay factores externos que influyen en como te va en la vida laboral, pero este Pensemos que te quieres construir una casa; en este caso por supuesto que piensas en que estilo quieres que tenga, cuántas piezas, con o sin jardín, cuántos baños, de que tamaño la cocina, unida o no al comedor, etc., etc. Si no lo hiciéramos, y le dijéramos al constructor “dispongo de este presupuesto, hágame por favor una vivienda”, estaríamos sujetos a los gustos de él, o a su conveniencia. Por supuesto, eso no sucede, pensamos, soñamos, como queremos nuestra casa y luego pedimos que la hagan. Paradojalmente son pocas las personas que hacen lo mismo con su vida, soñarla, pensarla, planificarla. Y es por eso que tantos se sienten desilusionados, o desesperanzados, de alguna manera entregados a “la máquina”, donde el trabajo pasa a ser una actividad para pagar las cuentas. Triste, no? Basta ver las estadísticas sobre depresión 

Porque tenemos el privilegio de ser seres humanos, tenemos el deber para con nosotros mismos y con nuestros seres queridos, de hacer todo lo posible para ser plenos, felices. Desde allí, además, podemos contribuir desde una mejor posición al desarrollo de nuestro entorno. Entonces, es tremendamente relevante soñar-pensar que quiero para mi vida laboral. Para que así la vida no nos pase, sino que nosotros hagamos que nos suceda lo que queremos. Tal como se reúnen  los ejecutivos y gerentes de las empresas regularmente a planificar hacia donde va la empresa, deberíamos nosotros hacernos un tiempo, sagrado, para pensar adónde voy con mi vida y que debo cambiar si no me gusta algo en ella. 

Quizá para insertarse en la vida laboral es para algunos necesario atrapar la oportunidad que pase, aunque no sea la que permite desplegar más tus potenciales…pero, con el tiempo deberíamos ser capaces de crearnos la situación para trabajar en lo que amamos. 

Te invito entonces a tomarte un cafecito contigo, 20 minutos a la semana son suficientes para ver hacia adónde vas, si hay que rectificar el rumbo y cómo hacerlo. Que lo disfrutes!

 

Anterior                                                                                                    Siguiente

 

contacto

linked in

fondo de credito solidario

Sitio desarrollado y hospedado en Dirección de Tecnologías de Información - DTI - 2009 / Universidad de Concepción - Concepción - Chile