¿Cómo se realiza?

La evaluación tiene por objeto concluir, para cada una de las áreas, el grado en que la institución satisface los siguientes criterios:

Cuenta con propósitos y fines institucionales apropiados y claros, que orientan adecuadamente su desarrollo, Cuenta con políticas y mecanismos formalmente establecidos para el aseguramiento de la calidad y el cumplimiento de sus propósitos institucionales, Presenta evidencias de que sus políticas y mecanismos de aseguramiento de la calidad se aplican sistemáticamente en los diversos niveles institucionales, de modo eficiente y eficaz, Presenta evidencias de resultados concordantes con los propósitos declarados dela institución y cautelados mediante las políticas y mecanismos de autorregulación, Demuestra que tiene capacidad para efectuar los ajustes y cambios necesarios para mejorar su calidad y avanzar consistentemente hacia el logro de sus propósitos declarados.